En un hecho sin precedentes para la historia institucional de Estados Unidos, el presidente Donald Trump enfrentará esta tarde el segundo juicio político o impeachment en cuatro años, donde se evaluará si debe ser destituido o no del cargo, cuando falta poco más de una semana para el final de su mandato.

La decisión de avanzar con el pedido tuvo lugar luego de los gravísimos incidentes de la semana pasada, cuando un grupo de seguidores del republicano ingresaron por la fuerza al Capitolio para evitar que el Senado de Estados Unidos ratifique la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre.

Trump en problemas.jpg
Trump en problemas

Trump en problemas

Es por ello que la Cámara de Representantes avanzará esta tarde desde las 15 horas de Argentina con el pedido de destitución, acusando a Trump de “incitar una insurrección” por su insistencia en negar públicamente su derrota, agitando la idea de que hubo un fraude del que no se encontraron pruebas, y encendiendo a sus seguidores para que vayan “a pelear como endemoniados” a Washington. En su movida para evitar su salida de la Casa Blanca también apretó a funcionarios de Georgia para que “encuentren más votos”.

Te puede interesar: El Colegio Electoral de Estados Unidos confirma la victoria de Joe Biden

“Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno. Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro una rama del gobierno igual. De ese modo, traicionó su confianza como presidente, para agravio manifiesto del pueblo", dice la resolución redactada por los representantes del Partido Demócrata.

Joe Biden
Joe Biden es el nuevo presidente de Estados Unidos.

Joe Biden es el nuevo presidente de Estados Unidos.

A diferencia del impeachment anterior -donde se lo acusó de presionar al presidente de Ucrania para que investigue a Biden y encuentre información que pueda ensuciarlo antes de las elecciones- varios miembros del Partido Republicano anunciaron que no defenderán al mandatario de las acusaciones y habilitaron a que los miembros “voten a consciencia individual”, por lo que los analistas prevén que hoy se impondrá el pedido de destitución.

Sin embargo, deberá ser aprobado en el Senado, que recién volverá a sesionar el 19 de enero, un día de la asunción de Biden. Allí necesita una mayoría especial de dos tercios de la cámara con la que los demócratas no contarían actualmente. Sin embargo, flotan las dudas sobre el procedimiento. Es que de prosperar, se haría una vez que Trump haya dejado el cargo, una situación jurídica que no tiene precedentes y sobre la que los especialistas no se ponen de acuerdo.

El otro punto que puede tener interés es la posibilidad de inhibir a Trump para futuros cargos públicos, algo que podría darse con una mayoría simple en caso de que sea destituido. Esto cambiaría el panorama de los próximos años. Ocurre que el mandatario amasó una buena base de seguidores propia, que trasciende la adhesión partidaria al republicanismo, por lo que su proscripción de la vida pública dejaría huérfano a un grupo que ya se mostró radicalizado y hasta violento.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario