Economía.. 

FMI: nueva herramienta para financiar países como Argentina

El FMI busca aprobar un mecanismo para redistribuir parte de los derechos especiales de giro y así ayudar a países de ingresos medios y bajos.

El FMI nuevamente se volvió a referir a su idea de diseñar un Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad (RST, por su nombre en inglés) con el fin de poder canalizar algunos de los US$650.000 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) emitidos en agosto del 2021 desde países con posiciones financieras externas más fuertes hacia economías vulnerables.

La iniciativa va en consonancia con uno de las solicitudes del ministro de Economía Martín Guzmán. “El objetivo central del RST es proporcionar financiamiento asequible a largo plazo para ayudar a los países a enfrentar desafíos estructurales”, detalló el organismo en una publicación de su blog, firmada por Ceyla Pazarbasioglu y Uma Ramakrishnan.

“Con un amplio apoyo de los miembros y socios internacionales, esperamos que el Directorio Ejecutivo del FMI pueda aprobar el Fideicomiso antes de las próximas Reuniones de Primavera (en abril) y que esté en pleno funcionamiento antes de fin de año”, añadieron. La nota ofreció detalles respecto al funcionamiento del nuevo fideicomiso, los países elegibles y sus características.

Qué países podrán solicitar un préstamo al nuevo fideicomiso

De acuerdo al FMI, cerca de las tres cuartas partes de sus miembros podrían obtener el financiamiento que brindará el RST, incluyendo países de bajos ingresos, pequeños estados vulnerables y en desarrollo, y algunas naciones de renta media (que tengan un ingreso nacional bruto per cápita de hasta US$12.000).

image.png

La Argentina es vista por el organismo como una economía de ingresos medios. No obstante, un portavoz del FMI aclaró a los colegas de TN: “El FMI continúa trabajando con sus países miembros en el diseño del RST y esperamos tenerlo listo para nuestras Reuniones de Primavera de 2022. El grupo final de países elegibles está, por lo tanto, pendiente de la aprobación formal del nuevo Fideicomiso por parte de nuestro Directorio Ejecutivo”.

Existen algunas reformas necesarias para calificar. Para hacerlo y recibir el apoyo del RST, un miembro elegible necesitaría:

  • Un paquete de medidas políticas de alta calidad consistentes con el fin del RST.
  • Un programa, financiado o no financiado concurrentemente, respaldado por el FMI con políticas macroeconómicas apropiadas para mitigar los riesgos para los prestatarios y acreedores.
  • Que la deuda sea sostenible y tener la capacidad correspondiente para reembolsar al Fondo.

Sobre cómo serían las condiciones de financiación, de la misma manera que en sus líneas específicas para países de bajos ingresos, el financiamiento del RST también tendría términos flexibles, particularmente en los vencimientos.

La propuesta del FMI es que se estiren hasta los 20 años, con un período de gracia de 10 años, ya que busca enfrentar riesgos de la balanza de pagos. De esta manera, la aspiración de Cristina Kirchner de alargar los plazos de devolución del financiamiento se concretaría, al menos, para algunos países.

En cuanto a los intereses, se estructurarían de manera escalonada, diferenciarían las condiciones de financiación entre los grupos de países y tendría un elevado grado de concesión para los miembros de ingresos más bajos.

El acceso al financiamiento del RST sería determinado caso por caso, de acuerdo a la solidez de las reformas y las consideraciones de sostenibilidad de la deuda. Con respecto al monto, “se espera que tenga un tope del 150% de la cuota del FMI o 1000 millones de DEG, lo que sea menor”.

“Los préstamos RST serían parte de una estrategia de financiamiento más amplia que los miembros seguirían para abordar los riesgos de balanza de pagos a más largo plazo, lo que implicaría una combinación de financiamiento multilateral, oficial bilateral y privado”, detalló el FMI.

Finalmente, respecto a cómo se obtendrían los recursos, el dinero que prestará el RST se moverá de manera voluntaria desde los miembros que deseen canalizar sus DEG o monedas en beneficio de los países más pobres o vulnerables. “Para satisfacer la demanda proyectada, el RST necesitaría movilizar inicialmente alrededor de US$50.000 millones en recursos totales”, estimó el FMI.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: