Universo.. 

Hallan planeta del tamaño de la Tierra que circula sin rumbo

Consiste en un planeta errante sin estrella que lo cobije. A su vez, destacaron que estos planetas son muchos más de los que orbitan alrededor de su sol.
Por  Redacción de TodoJujuy.com

Los mundos que se desplazan sin restricciones, esferas en penumbra y solitarias que deambulan por el cosmos sin contar con ninguna estrella que los acoja, no se generan de manera espontánea en el corazón del vacío cósmico. Es muy posible que surjan mediante un proceso similar al de otros planetas: dentro del disco compuesto de gas y partículas sólidas que circunda una estrella en su fase inicial.

No obstante, en contraste con sus planetarios congéneres, estos globos terráqueos son brutalmente expulsados de sus entornos celestiales.

image.png

Los científicos habían estimado que una cantidad ingente de planetas había desvanecido en la Vía Láctea. Ahora, expertos de la NASA y de la Universidad de Osaka (Japón) revisan la cifra a un nivel de trillones. A través de dos ensayos aceptados para su publicación en The Astronomical Journal, los investigadores han inferido que estos mundos son seis veces más numerosos que los planetas que circundan sus propias estrellas y han descubierto el segundo planeta errante de tamaño terrestre que se ha detectado hasta el momento.

Desde hace tiempo, se es consciente de la presencia de esferas errantes que carecen de hogar estelar, aunque esta situación ha sido objeto de escaso análisis. Investigaciones previas sugerían que la gran mayoría de estos mundos eran de dimensiones equivalentes a las de Júpiter, el gigante entre los planetas de nuestro sistema solar. Sin embargo, esta deducción generó considerable controversia; incluso los propios científicos que la comunicaron la consideraban asombrosa.}

image.png

Con el propósito de explorar en mayor profundidad estas esferas desamparadas, el equipo dirigido por David Bennett, un astrónomo afiliado al Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, recurrió a nueve años de registros recopilados por el telescopio Microlensing Observations in Astrophysics, localizado en el Observatorio Mount John de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda. La detección de los exoplanetas se llevó a cabo de manera indirecta, midiendo cómo su influencia gravitatoria alteraba y amplificaba la luz proveniente de estrellas distantes situadas en su retaguardia, un fenómeno reconocido como microlente.

Por medio de métodos empíricos, los científicos efectuaron cálculos acerca de la dispersión de masas en un conjunto superior a 3.500 instancias de microlente. (Los datos correspondientes a uno de estos candidatos resultaron lo bastante persuasivos para que el equipo aseverara haber identificado un nuevo planeta errante similar a la Tierra).

A partir de dicho análisis, se estima que la cantidad de esferas flotantes supera en 20 veces a la cantidad de estrellas presentes en la Vía Láctea, y que los planetas de masa similar a la Tierra son 180 veces más frecuentes que los gigantes errabundos de tipo Júpiter.

image.png

De acuerdo con Bennett, la inferencia de que la mayoría de los planetas errantes son de dimensiones modestas resulta más coherente que la noción de que adquieran el tamaño de Júpiter. Esto se debe a la suposición de que los planetas se transforman en asteroides en el caso de que dos protoplanetas colisionen de manera violenta. La intensidad del impacto es tal que uno de ellos queda expulsado por completo del sistema estelar en proceso de formación.

No obstante, solo objetos de mayor envergadura pueden forzar la expulsión de planetas de sus sistemas estelares. Si la mayoría de estos seres celestiales huérfanos fueran del tamaño de Júpiter, muchos de los denominados super-Júpiter estarían girando en torno a sus estrellas anfitrionas, aunque estas últimas son poco comunes. Por otro lado, estos hallazgos apuntan a la posibilidad de que sean los planetas de menor envergadura los que enfrentan el riesgo de ser lanzados al espacio interestelar.

"Así que las cosas están peligrosas para las Tierras", dijo Bennett.

Adicionalmente, hizo hincapié en que la profusión de planetas que vagan sin restricciones dentro de la Vía Láctea insinúa que los cuerpos de dimensiones planetarias que colisionan durante el proceso de construcción también podrían ser la causa. "Son tal vez más comunes de lo que los teóricos podrían haber supuesto", comentó.

image.png

"Muy comunes"

Przemek Mróz, un experto en astronomía afiliado a la Universidad de Varsovia y que no estuvo involucrado en la investigación, comentó que los hallazgos alcanzados por este equipo brindaban respaldo a pistas previas en relación a planetas errantes, las cuales habían sido deducidas a partir de observaciones efectuadas con el Experimento de Lentes Gravitacionales en el Régimen Óptico y la Red de Telescopios de Microlentes de Corea. "Así que ahora tenemos tres estudios independientes y tres líneas independientes de evidencias de que los planetas flotantes de baja masa son muy comunes en la Vía Láctea", aportó en un correo electrónico.

Persiste un cierto grado de ambivalencia en torno a si estos mundos se hallan genuinamente desligados o si, en su lugar, recorren órbitas lo bastante extensas como para que los expertos no puedan asociarlos con una estrella anfitriona. Mróz sostiene la opinión de que la población visualizada seguramente engloba una combinación de ambos escenarios, sin embargo, resultará arduo inferir la proporción relativa de cada categoría únicamente basándose en las mediciones de microlente.

image.png

Los científicos de las investigaciones recientes anhelan con anticipación información de mayor calidad acerca de los planetas que se desplazan sin restricciones, datos que serán obtenidos mediante el Telescopio Espacial Romano Nancy Grace, una misión de la NASA que se encuentra programada para ser lanzada en 2027. Cuando se combinan con los datos del telescopio Euclid de la Agencia Espacial Europea o de observatorios con ubicaciones ventajosas en la Tierra, los especialistas serán capaces de medir directamente la masa, evitando en mayor medida depender de los modelos teóricos.

¿Es plausible que uno de estos planetas tenga las condiciones propicias para la habitabilidad? Bennett especuló al respecto, argumentando que podrían encontrarse en la oscuridad sin la compañía de una estrella anfitriona, pero esto no necesariamente significaría que estuvieran congelados. El hidrógeno que compone la atmósfera de un planeta podría desempeñar el papel de un efecto invernadero, reteniendo el calor proveniente de su interior, similar a lo que sostiene la vida microbiana en las aberturas profundas de los océanos terrestres.

image.png

Sin embargo, en el presente momento, la exploración en pos de vida en estos planetas aislados se encuentra más allá de nuestras posibilidades. "Quizá dentro de cien años se disponga de un método para hacerlo", dijo Bennett. "Pero ahora los científicos buscan cosas que realmente podamos hacer".

El grupo no extendió su búsqueda más allá de los límites de la Galaxia de la Vía Láctea. "Pero prevemos que otras galaxias serán bastante similares", dijo Bennett, lo que significa que estos parias podrían estar esparcidos por todo nuestro universo.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: