Se quema una hectárea y media por minuto. 

"Los fuegos en el Amazonas son causados por la deforestación para ganadería y pueden empeorar hasta noviembre"

En una entrevista exclusiva, el ingeniero agrónomo Adolfo Kindgard detalla que la Amazonía es un área muy húmeda, sin incendios naturales. En los últimos cinco años la zona tuvo un pico de deforestación para cría de ganado vacuno. Se está quemando una hectárea y media por minuto y la situación puede empeorar hasta que comiencen las lluvias en noviembre.

Por  Andrea Miranda

La Amazonía está sufriendo el peor incendio de la historia y hay dos cuestiones fácticas irrebatibles al respecto, según explica el ingeniero agrónomo Adolfo Kindgard. Una es que en estos días cada minuto que pasa se está perdiendo una cancha y media de fútbol de selva de altísimo valor biológico – aunque no en todos los casos se pierde por completo-. La otra es que esos incendios no son naturales y accidentales sino provocados por el ser humano, en particular por la deforestación para ganadería.

Kindgard explica que “desde el inicio de la temporada seca, se ha detectado con satélites un 80% más de fuegos que en la misma época de 2018. Hay que volver a 2016 para encontrar otra gran cantidad de incendios – aunque no de este nivel – pero que estuvo asociada al fenómeno del Niño”. Esta vez por el contrario, agrega, las precipitaciones son normales, no se trata de “un año particularmente seco. No hay anomalías registradas en la Amazonía. Esto significa que los fuegos son causados por el hombre y esto es categórico”.

Diseño sin título (7).jpg

La Amazonía, explica el ingeniero, “es un bosque húmedo donde los fuegos no son parte natural del ecosistema”, a diferencia de otros hábitats donde los incendios sí son un elemento más de su dinámica. Se trata de una selva tropical con niveles de humedad tan altos que en algunas áreas los árboles pueden crear su propia lluvia con el vapor del agua que sus hojas transpiran. “Es un bosque de tres estratos con árboles de hasta 60 metros que mantiene humedad en todo el perfil; es casi 100% humedad”, detalla Kindgard en este sentido.

Si bien tiene una temporada seca que va de mayo a octubre, no se trata de períodos de sequía absoluta y ni siquiera durante ellos el fuego está incorporado a sus condiciones naturales. Es más, la Amazonía cuenta con una barrera natural contra el fuego porque las copas de los árboles forman un dosel que permite atrapar la humedad en la parte inferior y eso evita que las llamas se prendan o extiendan.

Entonces, ¿cómo es posible que se incendie el Amazonas? ¿Quién prende los fuegos?

Una vez más, la respuesta está en dos problemas: la tala y la deforestación para ganadería vacuna.

Kindgard indica que los fuegos son multicausales pero que, en resumen, luego de que los madereros extraigan madera de calidad y el bosque se empobrezca, se recoge la leña y desmonta el lugar para quemarlo. Como se trata de un lugar tan húmedo, solo se puede quemar en la temporada seca. “Es decir que quienes prenden el fuego son aquellos que desforestan”, detalla.

Diseño sin título (9).jpg

¿Y para qué desforestan?

Kindgard es claro:

“El 80% de la deforestación va a vacas, a la producción ganadera: hay un link específico entre deforestación y ganadería que termina vinculando hacia el cambio climático de una manera muy particular porque el área que se está quemando, que tiene la mitad de la superficie de los Estados Unidos, tiene una gran concentración de carbono”.

En este sentido, explica que, de acuerdo con la Agencia Espacial Brasileña (AEB), el 20% del oxígeno que se genera en las plantas de la Tierra proviene del Amazonas. Por lo tanto, “es completamente relevante para el balance de carbono y para el calentamiento global; es esencial para que ese carbono quede alojado en los bosques y no se incendie y se vaya a la atmósfera”.

¿Por qué incrementaron los fuegos este año?

La Amazonía ya se venía deforestando pero hasta 2012 se habían reducido significativamente las tasas deforestación, de acuerdo con el ingeniero agrónomo, quien agrega: “En junio de 2019 hubo un incremento en la deforestación del sector amazónico de un 88%, en comparación con el mismo mes de 2018, 2017 y 2016; 2019 tuvo el pico de deforestación de los últimos 5 años”. La reducción que menciona Kindgard había sido consecuencia de políticas de agencias federales y un fuerte sistema de multas, fuertemente criticadas por el actual presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

La conclusión es simple: no hay sequía, pero hay un gran aumento de la deforestación y un 80% más de fuego.

“La principal causa de este fenómeno que preocupa y es muy alarmante, no solo para Brasil sino para toda la humanidad, es la deforestación. Y la deforestación motorizada por nuestro consumo, por el consumo de carne”. De hecho, agrega Kindgard, “el 80% de la deforestación - según AEB y FAO - está causada por la expansión de la ganadería”.

Y el problema no termina aquí

La deforestación también reduce las lluvias y hace que los bosques se vuelvan más secos e inflamables. Además, una vez que un bosque fue víctima del fuego, es más probable que eso se repita. Según explica a la BBC Jos Barlow, profesor de Ciencias de la Conservación de la Universidad de Lancaster, "donde arde un bosque y la mortalidad de los árboles es alta, digamos que el 40% o 50% de los árboles mueren, estos se caen y dejan el techo más despejado. Esto hace que el suelo sea más seco y añade combustible en forma de hojas y ramas, haciendo más probable que arda otra vez". De hecho, según detalla, el número de incendios forestales en Brasil creció en un 84% el último año: se registraron 74.155 hasta agosto, más de la mitad en la selva amazónica.

La estación seca recién está comenzando y los incendios se están dando en el sur de la selva, pero puede agravarse cuando llegue la temporada a la parte central. “Hasta noviembre esto puede empeorar mucho”, dice Kindgard y concluye “ojalá que sirva para entrar en conciencia de la magnitud de este problema”.

Untitled infographic

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: