El petrolero tiene más de un millón de barriles de crudo y está en riesgo de romperse o explotar. Está varado en las costas de Yemen, sobre el Mar Rojo. Si llegara a ocurrir cualquiera de esos accidentes, el daño ambiental sería masivo, "como un arma nuclear".

La alarmante noticia que está dando la vuelta al mundo fue conocida y difundida por la agencia The Associated Press gracias a unos documentos internos que obtuvo donde se puede ver que el agua del mar ha entrado en el compartimiento del motor del barco, que no recibe mantenimiento desde hace más de cinco años. El daño en tuberías es irreparable, el óxido cubre todo y el riesgo de hundimiento, inminente. No solo eso, sino que el gas inerte que impediría que los gases explosivos se acumulen se ha filtrado.

La situación se hace todavía más grave porque es imposible llegar hasta el buque para un posible salvataje. Yemen es un país que lleva al menos un lustro en guerra civil y los rebeldes hutíes del país se resisten al ingreso de Naciones Unidas o cualquier otro organismo internacional.

Según la misma ONU, ha pasado años intentando enviar inspectores a evaluar los daños del buque FSOS Safer y a buscar una forma de asegurarlo y descargar el petróleo. Sin embargo, según un diplomático europeo, un funcionario del gobierno yemení y el dueño de la compañía propietaria del buque petrolero - los tres desde el anonimato -, los rebeldes hutíes se resisten.

El diplomático referido declaró que los rebeldes tratan al buque como un “elemento disuasorio como si tuvieran un arma nuclear”: “Lo dicen abiertamente a la ONU: 'Nos gusta tener esto como algo que mantener contra la comunidad internacional si es atacado'. Los hutíes son definitivamente responsables del fracaso de la ONU para mirar el barco”.

Otro problema, señala el diplomático, es el dinero. Dice que inicialmente los hutíes exigieron millones de dólares a cambio del petróleo almacenado en el buque y ahora la ONU intenta llegar a un acuerdo para usar dinero para pagar a los trabajadores y empleados en los puertos del Mar Rojo, donde está amarrado el barco.

Mientras, Mohammed Ali al Houthi, el líder rebelde, culpa a Estados Unidos y a los sauditas por no permitir que los rebeldes vendan el petróleo, y su grupo tiene el control de los puertos occidentales del Mar Rojo. Ellos están en guerra con el gobierno reconocido internacionalmente pero que está en el exilio y es respaldado por una coalición liderada por Arabia Saudita y Estados Unidos.

petrolero buque yemen

El peligro ambiental y la política

Los expertos critican tanto a los hutíes como a las Naciones Unidas por no comprender la magnitud de la crisis. Ian Ralby, fundador de I.R. Consilium, que se especializa en seguridad marítima y de recursos, indicó a AP que el barco necesita un equipo de rescate: “Es una verdadera lástima que hayan desperdiciado tanto dinero y tiempo en esta operación inútil. Si están tomando estos años para que un equipo simple evalúe el barco, no tendremos una segunda oportunidad de salvarlo”.

Además, ha señalado que, en medio de la disminución de los precios del petróleo, el costo gastado en limpiar el daño ambiental de una explosión o fuga será mucho mayor que los millones de petróleo en el barco.

El petrolero es un buque de fabricación japonesa construido en la década de 1970. El gobierno yemení lo compró en los '80 para almacenar para la exportación de hasta 3 millones de barriles. Según un funcionario de la compañía estatal a cargo del buque, debido a la reducción del presupuesto operativo ya no pueden permitirse comprar un combustible especial necesario para ejecutar las calderas en el barco. Desde 2015 el mantenimiento del barco se detuvo por completo y la mayoría de la tripulación, salvo diez personas, fueron retirados del barco luego del bloque que Arabia Saudita impuso sobre Yemen.

petrolero buque yemen

FUENTE: (Con información de Associated Press)

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario