Sociedad.. 

Buenos Aires empezó a tener taxis compartidos

Realizan 125 viajes diarios y trasladan a cuatro personas en cada coche, que abonan 40 pesos cada uno. Según pasajeros, es la mejor forma de llegar al hogar.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

Los “truchitos” de José León Suárez son la manera más fácil de trasladarse para los vecinos del Barrio Independencia, más conocido como “Curita” de San Martín. Sin apps ni GPS, se tratan de taxis compartidos de todo tipo de marcas, año y modelo, “cansaditos” pero conducidos por y para la gente del barrio.

Existen paradas en la estación y en el fondo de los barrios. La función que cumplen es la de un colectivo, pero más práctico, más cómodo y hasta en algunas oportunidades, más barato.

image.png

Estos taxis compartidos comienzan a ofrecer el servicio desde las cuatro de la mañana hasta las diez y media de la noche, horario en que arriba el último tren a la estación José Leon Suarez. Inclusive a veces, se quedan hasta más tarde.

“Nosotros llevamos a los laburantes, y nos tienen confianza por que nos conocen, somos gente del barrio”, indicó Miguel, que con su remis sale a ganarle a la vida, en esa misma parada, hace veinticuatro años. Cabe destacar que el recorrido es siempre igual: van y vienen desde el fondo de “Curita”, hasta la estación. El auto es compartido y el precio, también, cuarenta pesos por persona y un viaje de cuatro personas por auto cómo mínimo.

Hace un año que estamos fijos en cuarenta pesos, si lo ponemos a cincuenta no sé si la gente se va a querer subir”, indicó uno de los choferes de estos taxis compartidos.

La gente de la zona ha incorporado este servicio a su rutina, que inició muchísimos años atrás. De esta forma evitan el colectivo, con todo lo que eso significa, como la inseguridad de la extensa espera en la parada, ya que no pasan seguido, y da toda la vuelta al barrio, por lo que a los vecinos les resulta mucho más incómodo. Por otro lado, con el compartido van por dentro del Curita.

Estas paradas son más seguras que las del bondi, son más de barrio, nos conocemos todos. Igual, siempre pasa algo”, señaló una vecina que hace años se sube al trucho para ir a trabajar.

Si bien son una alternativa económica, para gente que viajaba siempre, por la crisis el truchito se convirtió en un lujo que no se pueden dar. “Nosotros vemos clientes de toda la vida que ya no tienen ni cuarenta pesos y se van caminando. No les queda otra, la gente no tiene un mango”, resaltó Miguel.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: