La causa protagonizada por la joven Nahir Galarza empezó a tomar un nuevo rumbo. Lejos del clima confrontantivo del último mes, la nueva defensa de la acusada por el asesinato del joven Fernando Pastorizzo decidió cambiar la estrategia en el caso.

Así, el equipo comandado por el doctor José Ostolaza optó por abandonar los pedidos de excarcelación de la joven de 20 años, tal como había sucedido en cuatro oportunidades -todas fallidas- durante el mes de enero.

Según informó el diario Uno, Ostolaza decidió no seguir adelante con el planteo de ir en Casación a Paraná para insistir con la idea de una prisión preventiva domiciliaria para la chica entrerriana.

"Hablé con mis colegas para hacerles notar que iba a ser un paso innecesario frente a la postura de la fiscalía y los propios jueces de Garantías de Gualeguaychú y Gualeguay", advirtió el abogado.

Y completó: "Iba a ser poco probable que nos dieran la razón con nuestro planteo. Por ello prefiero bajar los decibeles de enfrentamientos con los distintos niveles de la Justicia y apuntar nuestra estrategia a reclamar medidas que faltan producir y avanzar en la posibilidad de emoción violenta".

Fernando Pastorizzo y Nahir Galarza

La aparición del nuevo letrado en la causa surge en medio de un malestar de la familia Galarza contra el anterior grupo de abogados. Según informaciones surgidas en los medios locales, Nahir había quedado cerca de enfrentarse a un juicio con un posible pedido de condena perpetua por parte de la fiscalía.

En los últimos días de febrero vencerá el plazo de los días de prisión preventiva de la joven en la Comisaría de la Mujer de Gualeguaychú. Así, la nueva defensa de Galarza deberá diseñar los pasos a seguir y los planteos que se presentarán en las próximas semanas ante la fiscalía.

"No se trata de estar bajando los brazos por la situación de Nahir, pero deberán entender que hay planteos judiciales que se deben hacer viendo las posibles respuestas y sus consecuencias", explicó Ostolaza.

Nahir Galarza admitió haber efectuado dos disparos mortales a Fernando Pastorizzo con el arma de su padre policía en la noche del 29 de diciembre de 2017. La joven de 19 años quedó imputada por "homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por el vínculo".

La defensa todavía intenta probar que Galarza fue víctima de un caso de violencia de género por parte de Pastorizzo. Mientras tanto, la nueva estrategia defenderá la idea de que la joven actuó en un estado de emoción violenta al momento del crimen.

FUENTE: Infobae
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario