Dujovne explicó que el gobierno nacional decidió recurrir al FMI "para evitar una crisis" luego de la crisis cambiaria, al tiempo que sostuvo que "el país va a a seguir creciendo".

A su vez, adelantó que el crédito estará disponible a partir del 20 de junio próximo, luego de que el Directorio del organismo de su aprobación al entendimiento, y que la primera entrega, por 15.000 millones de dólares, se desembolsará de manera inmediata.

"Somos los gobernadores ante el Fondo y los firmantes del acuerdo. Hemos acordado un stand by de acceso derivado por el monto de 50 mil millones de dólares que es once veces la cuota de la Argentina. Demuestra el apoyo que tenemos de la comunidad internacional y es una muy buena noticia", arrancó Dujovne en una conferencia de prensa ofrecida en el CCK

No obstante, el funcionario reconoció: "También sabemos que producto de la turbulencia financiera que tuvimos vamos a crecer un poco menos y vamos a tener más inflación que la que pensábamos. No hay magia. El Fondo Monetario nos puede ayudar, pero nosotros tenemos que resolver nuestros problemas solos".

A su vez, el ministro de Hacienda aseguró: "Estamos contentos, porque nos va a permitir seguir recorriendo el camino hacia el equilibrio fiscal y desterrar el problema que tiene la Argentina de gastar más de lo que tiene".

Por otro lado, Dujovne explicó los motivos puntuales por los cuáles la Argentina decidió recurrir a la ayuda del organismo que preside la francesa Christine Lagarde.

"Hemos decidido pedir el apoyo del FMI para nuestro programa por algunos sucesos externos e internos, las tasas en Estados Unidos comenzó a subir, el dólar comenzó a apreciarse provocando una situación de stress en algunas monedas como la nuestra. A eso se ha sumado el impacto de la sequía que nos ha restado unos 8 mil millones de ingresos de nuestras exportaciones y algo cercano a un punto de nuestro crecimiento", enumeró.

En ese sentido, agregó: "Actuamos con muchísima responsabilidad y premura, pensando que tenemos que evitar crisis que son las que han generado pobreza y destrucción de contratos. Pensando también en la construcción de un país normal. Poder transitar una economía que crezca sin crisis es fundamental".

Además, recalcó que el acuerdo con el FMI tiene "cláusulas de salvaguarda social inéditas", ya que "prevé eventuales relajamientos en la meta de déficit para ser aplicado una porción del gasto en programas sociales en caso de ser necesario intervenir e incrementar el gasto social".

Por su parte, Sturzenegger sostuvo que las políticas consensuadas con el FMI van a "facilitar la tarea del Banco Central de bajar la inflación".

"Una es reforzar la autonomía del Banco Central, que va a darle la potestad para fijar las metas de inflación y va a prohibir el financiamiento del Banco Central al Tesoro. Ese es un proyecto que vamos a enviar al Congreso", detalló.

Y explicó: "Esto es algo novedoso para Argentina. Hemos convivido durante 70 años con inflación y un Banco Central que transfería recursos para financiar esos déficits, tanto es así que los argentinos lo llamamos 'la maquinita', el mecanismo por el que se emitía dinero para financiar el déficit y esa 'maquinita' hoy se desactiva".

A su vez, Sturzenegger adelantó que el BCRA no volverá a poner los 5 mil millones de dólares en el mercado para tratar de contener la cotización del dólar.

"El tipo de cambio flotante es un amortiguador del shock que tiene una economía como la Argentina. Por eso la manera en que el Central vino operando en el mercado cambiario en estas semanas, a nuestro entender, queda superado con el desembolso del FMI. Con lo cual mañana volvemos a una situación normal", avisó.

Sin embargo, el titular del BCRA lanzó una advertencia: "Eso, obviamente, no quiere decir que sea un régimen donde nunca se interviene: cuando veamos que haya movimientos disruptivos se interviene, pero lo que estábamos haciendo en las ultimas semanas nos parece que ya no es necesario".

A su vez, enfatizó que el BCRA va a trabajar para "reducir la inflación al máximo posible" y que ante el acuerdo con el FMI no se fija una meta de inflación para 2018.

"Decidimos no tener metas para el 2018. Los rezagos de la política monetaria permiten trabajar con cierto tiempo. Entonces comprometernos con una meta para 2018 nos parecía que, dado el desvío que tuvimos, no correspondía. Este año vamos a tratar de reducir la inflación lo mas posible pero en vistas de reducir la inflación con la meta puesta en 2019.

"En el armado de este programa, el Banco Central tuvo que definir un sendero de metas de inflación que tenga en cuenta estos desvíos. Hemos definido una meta de inflación para fin del 2019 del 17%, el 13% para el 2020 y del 9% para 2021", detalló.

Y cerró: "En lo inmediato, para llegar a esta tasa de inflación necesitamos entrar a un proceso de decrecimiento de la inflación inmediato que nos debiera poner para junio del año que viene en una inflación del 20 o 21%".

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario