Los legisladores de Cambiemos atraviesan una dura disputa y el presidente Mauricio Macri busca evitar que la sangre llegue al río.

Consciente de la tensión que atraviesa la coalición que integran Pro, el radicalismo y la Coalición Cívica por el debate parlamentario de la ley de despenalización del aborto, el Presidente recibió ayer en su despacho a tres legisladoras que están en contra del proyecto que ya tiene media sanción.

Macri quiso de esa manera mandar un mensaje fuerte de que no tomará una posición. Es que el último viernes, en la quinta presidencial de Olivos, el jefe del Estado se reunió y felicitó a la diputada nacional y secretaria parlamentaria del interbloque de Cambiemos, Silvia Lospennato, por su trabajo para la aprobación en la Cámara baja del proyecto de legalización del aborto.

Ayer, antes del mediodía, el Presidente se reunió en su despacho con las diputadas Carmen Polledo (Pro), Marcela Campagnoli (CC) y Gabriela Burgos (UCR), tres legisladoras que batallaron en contra del proyecto.

"Fue ultracordial", destacó Campagnoli, y además agregó que el Presidente les ratificó su posición en contra de la iniciativa.

Durante el encuentro, que duró media hora, el Presidente les dijo que así es el juego de la democracia. "Nos tocó perder", sostuvo Macri, según relataron testigos.

El encuentro se terminó de gestar anteayer en el despacho del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien recibió varios reproches del grupo de los legisladores que están en contra de la iniciativa de interrupción voluntaria de los embarazos. Es que algunos creyeron ver la influencia de Peña en la publicación que hizo su esposa, Luciana Mantero, en las horas previas a la votación. Fue otro gesto de la cúpula del Poder Ejecutivo para apaciguar los ánimos.

El lunes por la tarde el ministro coordinador se reunió con Polledo y el diputado Ezequiel Fernández Langan -uno de los encargados de pacificar al bloque- para hablar sobre el debate que comenzó en la Cámara de Senadores. Incluso, según pudo reconstruir La Nación, el Presidente pasó brevemente a saludar.

"Nos convocó él [por Macri], nosotros no le pedimos la reunión", aclaró Campagnoli.

Ante las tres diputadas Macri reiteró que no interfirió ni dio instrucciones de operar en ningún sentido la votación en Diputados. Y las instó a "seguir trabajando en conjunto dentro del marco de Cambiemos, ya que hay mucho trabajo por hacer".

El Presidente está preocupado por el nivel de tensión que atraviesa a la fuerza en el Congreso. Por eso los esfuerzos están puestos en alcanzar la "pacificación".

"El grupo quedó un poco golpeado después de la votación en Diputados. No podemos darnos el lujo de estar peleados", reconoció una legisladora que trabaja en la reconstrucción del puente entre las dos posturas.

"Fue una reunión muy positiva donde intercambiamos ideas sobre este tema en el marco de una votación muy ajustada. El Presidente ratificó su posición en defensa de las dos vidas, pero ratificó la libertad de acción", dijo Polledo en diálogo con Infobae tras la reunión en el despacho presidencial.

Macri además intentó descartar las sospechas que generó el cambio de postura de los diputados por La Pampa, que terminaron por volcar la votación en la Cámara baja. El Presidente describió que no tiene una "gran relación" con el gobernador pampeano, Carlos Verna, y definió como una ridiculez la acusación de que el Gobierno negoció los votos por obras.

Las dudas de la tropa que trabaja para evitar la ley están puestas en otro de los protagonistas de la larga sesión en la Cámara baja, el presidente del cuerpo, Emilio Monzó.

"Me quedó claro que Macri, Peña, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta no operaron para lograr la media sanción", manifestó la "lilita" Campagnoli.

El Presidente, al igual que con los diputados, ya avisó que no intervendrá en el debate en el Senado.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario