Dictadura. 

Madres de Plaza de Mayo: a 45 años de su primera marcha

La dictadura había secuestrado a sus hijos, y un grupo de mujeres, hace 45 años formaron un grupo de lucha que sigue hasta hoy: las Madres de Plaza de Mayo.

El 30 de abril de 1977, en pleno auge de la dictadura cívico militar, inició una lucha inancanzable de las Madres de Plaza de Mayo cuando por primera vez se reunieron en la plaza frente a la Casa Rosada para reclamar por la aparición con vida de sus hijos secuestrados, torturados y desaparecidos.

Cansadas de presentar amparos y denuncias buscando el paradero de sus hijos e hijas, las Madres cambiaron de estrategia. “Individualmente no vamos a conseguir nada. ¿Por qué no vamos todas a la Plaza de Mayo? Cuando vea que somos muchas, Jorge Videla (el entonces presidente de facto) tendrá que recibirnos”, convocó Azucena Villaflor de Vicenti, una de las organizadoras.

La primera marcha fue el 30 de abril de 1977, cuando concentraron alrededor del monolito, en el centro de la plaza. Inmediatamente, varios oficiales intentaron sacarlas del lugar advirtiéndoles que no podían estar allí paradas. Pero, frente a la negativa de las mujeres, insistieron: “Circulen, circulen”.

madres-de-plaza-de-mayo.jpg
Dictadura: primera marcha de la Plaza de Mayo.

Dictadura: primera marcha de la Plaza de Mayo.

Una historia de lucha y de dolor

Así comenzó la historia, y las Madres empezaron a circular lentamente alrededor de la Pirámide de Mayo, tomadas de los brazos, pese al desamparo y al temor que no les impidió seguir con su propósito.

Además de Villaflor de Vicenti, se juntaron aquel día, Berta Braverman, Haydée Gastelú de García Buelas, María Adela Gard de Antokoletz, Julia Gard, María Mercedes Gard, Cándida Gard, Delicia González, Pepa Noia, Mirta Baravalle, Kety Neuhaus, Raquel Arcushin y dos mujeres más de las que no se conocen sus nombres.

Al año siguiente de la primera marcha, en 1978, las protestas silenciadas tuvieron una visibilidad inesperada: fueron filmadas en un documental holandés durante el primer día del Mundial, frente al desconcierto de la dictadura militar que había invitado a medios extranjeros para poner en evidencia el espectáculo deportivo, que intentaba ocultar la situación política del país.

Azucena Villaflor tuvo el mismo destino de su hijo. Fue secuestrada en diciembre de 1977 y desaparecida. Su cuerpo apareció el 20 de diciembre en las playas de Buenos Aires, pero fue enterrada como NN y luego identificada en 2005.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: