Tom Wolfe, creador del Nuevo Periodismo y autor de la novela “La hoguera de las vanidades”, ha fallecido en Nueva York a los 87 años, según ha informado el diario The New York Times. El fallecimiento ha sido confirmado por su agente, Lynn Nesbit, quien ha señalado al diario que el escritor y periodista fue ingresado por una infección.

Nacido en Richmond, Virginia, el 2 de marzo de 1931, Tom Wolfe encarnó la versión más hiperbólica y exaltada de ese periodismo que empezó a renovar los mecanismos del género desde las páginas de publicaciones como The Washington Post, Enquirer y New York Herald. Siempre fiel a los hechos pero aplicando al reporterismo y la crónica las herramientas propias de la narrativa, Wolfe se erigió en teórico y principal impulsor del Nuevo Periodismo y sólo cuando tenía 57 años se decidió a dar el salto a la novela, género mayor al que, como siempre ha asegurado, llegó más por accidente que por auténtica devoción.

El resultado, ese gigantesco fresco de los gozos y miserias de Nueva York que es "La hoguera de las vanidades", le consagró también como escritor y abrió una nueva vía literaria para un Wolfe que, pese a sentirse mucho más cómodo en los dominios de la no ficción, publicó tres novelas entre 1998 y 2012.

La última de ellas, «Bloody Miami», no sólo le consagró como gran dandi de las letras estadounidenses, sino que confirmó las mareantes cifras que era capaz de manejar el estadounidense. Y es que por aquella novela centrada en los desmanes del mundillo del arte contemporáneo, Wolfe se embolsó nada menos que 7.000 euros... ¡por página!

Wolfe, cuyo gran anhelo desde pequeño era convertirse en escritor, estudió Literatura Inglesa en Washington y en 1957 se doctoró en Filosofía. El periodismo sería su gran escuela desde que empezase a trabajar en el diario «Springfield Union» de Massachusetts y, con ayuda del director del «New York Herald», empezó a ir «más allá del periodismo objetivo» para fraguar a principios de los años 70 lo que acabaría siendo el Nuevo Periodismo, un género que, según el propio Wolfe, consistía en ser "absolutamente verídico y al mismo tiempo, tener la cualidad absorbente de la ficción".

Siempre de blanco impecable, con ese traje que había convertido en inconfundible mono de trabajo, el autor de «Todo un hombre» deja un sinfín de reportajes icónicos así como una docena de trabajos de no ficción entre los que destacan antologías como La Banda de la Casa de la Bomba y otras crónicas de la Era Pop, El nuevo periodismo y La izquierda exquisita & Mau-Mauando al parachoques.

Objeto de culto por varias generaciones de escritores y periodistas, Wolfe empezó a cotizar aún más al alza cuando en 2013 la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL) adquirió su archivo compuesto por manuscritos, borradores y cartas de Hunter S. Thompson, William F. Buckley y Gay Talese por 2, 5 millones de dólares.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario