Preocupación educativa. . 

Sólo 16 de cada 100 estudiantes terminan el colegio a tiempo

Además, más de la mitad de los pocos alumnos que terminan bien la escuela son de familias de ingresos altos.

la escuela argentina tiende en la actualidad a profundizar las desigualdades: quienes ingresan a primer grado con desventajas sociales, al término de 12 años le agregarán también las desventajas educativas que habrán acumulado en ese período. El dato tiene lugar a raíz del análisis de la información oficial respecto a la matrícula y el rendimiento escolar de los estudiantes llevado adelante por el Observatorio Argentinos por la Educación.

Un reciente informe de esa misma organización había descubierto que apenas 16 de cada 100 estudiantes argentinos logran terminar la secundaria en el tiempo teórico esperado (12 años después de arrancar la primaria) y con los conocimientos mínimos de Lengua y Matemática.

Ahora, en un nuevo estudio, efectuaron análisis respecto a quiénes son esos 16 estudiantes que finalizan la escuela en tiempo y forma. Y hallaron que más de la mitad forman parte del tercil de mayor nivel socioeconómico, van a escuelas privadas o tienen madres con educación superior.

image.png
image.png
image.png
image.png
image.png
image.png

A su vez, existen diferencias geográficas. La mayoría de esos estudiantes se pueden encontrar en ocho jurisdicciones: Buenos Aires, Capital, Córdoba, La Pampa, Mendoza, Río Negro, Santa Fe y Tierra del Fuego.

Los datos surgen del informe “¿Cómo son los 16? Trayectorias escolares desiguales en la Argentina”, de Mariano Narodowski (Universidad Torcuato Di Tella), Gabriela Catri y Martín Nistal (Observatorio de Argentinos por la Educación).

Los datos usados corresponden a la camada que inició 1° grado en 2009 y que debió finalizar el último año de la secundaria en 2020 y provienen del Relevamiento Anual de escuelas del Ministerio de Educación nacional y la prueba Aprender del año 2019. Además se utilizaron algunos datos de la Encuesta Permanente de Hogares.

Los autores indican que los resultados presentan algunas limitaciones metodológicas en relación con la cantidad de respondientes, ya que las prueba Aprender fueron respondidas por el 71% de los estudiantes.

Los datos

La investigación permite ver que entre los estudiantes que logran terminar la secundaria en tiempo y forma, más de la mitad (52,1%) pertenece al tercil de mayor nivel socioeconómico. En el otro extremo, sólo el 15% forma parte del tercil de menores ingresos.

Para decirlo de otra manera, de los 16 de cada 100 estudiantes que cumplen con los objetivos educativos, 8 son del nivel socioeconómico más alto, 5 del medio, y sólo 3 del más bajo.

Respecto a la gestión escolar, se puede observar que mientras que el 34,3% de los estudiantes que llegan al último año de la secundaria va a escuelas privadas, quienes la terminan en tiempo y forma son 63,7% de privada y el 36,3% de estatales.

image.png

En relación al nivel educativo de las familias, el 54,8% de los estudiantes que aprenden bien y a tiempo tienen madres que lograron alcanzar un nivel educativo superior (terciario, universitario o posgrado) completo o incompleto.

Otro dato de gran interés está vinculado a la asistencia a jardín de infantes. El 59,5% de los que finalizan bien la secundaria fueron antes de los 4 años. se puede comparar contra el 46,7% del universo total.

La necesidad de un cambio

“De todo esto se desprende la necesidad de cambiar las políticas educativas que han regido en las últimas décadas que han propiciado mayor desigualdad y la exclusión de los alumnos más débiles. Es necesario generar otras políticas basadas en la igualdad, no meramente declarada, abriéndonos al mérito y al talento independientemente del nivel socioeconómico”, asegura Narodowski, uno de los autores del informe.

La pregunta es: ¿Cuáles serían esas políticas, concretamente?

"Un dato clave es cambiar la forma de financiar la educación. ¿Cómo es posible que en la Argentina el financiamiento educativo no tenga un piso por alumno y por escuela, independientemente del origen socioeconómico, el PBI provincial o el color político del gobernador? Focalizar el financiamiento con mínimos dignos por alumno es central para igualar para arriba y dejar de lado el esquema actual que beneficia a quienes más tienen", aseguró el especialista.

image.png

Luego, respecto a cómo financiar estas políticas, el experto indicó: "Hace años propongo constituir un fondo federal qué compense esas desigualdades, tomando como base el Fundeb que aplicaron Lula y Dilma desde 2007 y que fue lo que acompañó la inclusión educativa al salto de calidad que hizo Brasil. El actual modelo burocrático del Ministerio de Educación sólo genera la actual situación de colapso o las propuestas de dinamitar el Ministerio de Educación. Ambas son dos caras diferentes de la misma moneda de deterioro y colapso que estamos viviendo en la educación argentina"

Para Sandra Ziegler, investigadora de FLACSO Argentina, “el informe arroja datos que constatan que el sistema educativo contribuye a convertir las desigualdades sociales en desigualdades educativas. Los resultados educativos de los hijos están asociados a los niveles de escolaridad de las madres, la asistencia a la educación inicial temprana es un predictor de un mejor desempeño escolar y el ‘éxito’ escolar está vinculado a la procedencia socioeconómica de las familias”, analiza.

Gustavo Zorzoli, educador y ex rector del Nacional de Buenos Aires, por su parte, asegura que “el hecho de que en promedio sólo 16 de cada 100 estudiantes terminen la escolarización obligatoria conforme a lo esperable es un dato alarmante. Pero debería ser inaceptable para nuestra sociedad que el nivel socioeconómico del hogar de donde proceden o que el tipo de escuela a la que asisten (estatal o privada) reduzca aún más las posibilidades de que lo logren”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: