Las cataratas del Parque Nacional Iguazú crecieron de forma peligrosa este fin de semana, si bien caudal se mantuvo dentro del registro estándar, por lo que no cerró al público. La crecida se debe a un rápido aumento en la corriente del río Iguazú por las fuertes lluvias que se registraron el fin de semana pasado en la zona brasileña.

A raíz de la crecida, la administración del parque brindó una conferencia de prensa donde informó que el caudal de agua llegó a 43 mil metros cúbicos por segundo y la cifra regular fue determinada alrededor de 1500 metros. Si bien el parque no cerró para los visitantes, el nivel de agua del lado argentino de la frontera alcanzó niveles preocupantes.

Una de las crecidas más relevantes del río Iguazú había ocurrido en 2014, también a causa de las lluvias que ocurrían en Brasil. El caudal había alcanzado los 46.3 mil metros cúbicos por segundo, que equivale a 33 veces la corriente normal del río. En ese momento, a diferencia de ahora, todas las pasarelas de las Cataratas fueron clausuradas.

Embed

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario