Decreto. 

El Gobierno declarará la emergencia hídrica por la bajante del Paraná

Lo hará a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia. La bajante del río Paraná ya perjudica a varias provincias de la región.

Por medio de un Decreto de Necesidad y Urgencia, el Gobierno de Alberto Fernández decretará la emergencia hídrica por la bajante del río Paraná, que ya perjudica a varias provincias de la zona.

“Probablemente estamos ante la bajante más pronunciada y de mayor duración de los últimos cien años”, aseguró a los colegas de Infobae el viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Sergio Federovisky.

“Estamos trabajando en una mesa convocada por la Jefatura de Gabinete, encabezada por Santiago Cafiero. En esa mesa se evaluó una inversión de 1.000 millones de pesos para garantizar el funcionamiento de la cuenca en términos de agua potable, en términos de navegación y en términos de residuos peligrosos, entre otros puntos”, indicó el funcionario. "Se va a emitir un Decreto de Necesidad y Urgencia que probablemente salga mañana o pasado con la declaración de emergencia hídrica, que va a permitir justamente destinar todos los fondos y todas las acciones ministeriales para afrontar la amenaza que significa la bajante”, anticipó Federovisky.

De acuerdo a lo explicado por el funcionario, trabajan en la mesa convocada por el jefe de Gabinete los ministerios de Obras Públicas, Seguridad, Ambiente y Transporte, además del Instituto Nacional del Agua (INA) y del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA). La atención está puesta en la difícil situación que genera la histórica bajante registrada desde hace largos meses en el río Paraná.

Uno de los principales objetivos es garantizar el acceso de la ciudadanía al agua potable. “A muchas empresas locales potabilizadoras de agua se les dificulta la posibilidad de tomar agua, porque prácticamente terminan chupando barro, por decirlo groseramente. Ahí tenemos que estar atentos y es por eso que estamos trabajando en la mesa con los demás ministerios”, detalló Federovisky. Se tiene como fin entonces, “garantizar la provisión de agua potable de la manera que se pueda”. Respecto al contexto, Federovisky explicó: “Lo que estamos viendo es la expresión más cabal de un problema ambiental agudo. Esto es un problema ambiental en todas sus formas, porque además es multicausal como todos los problemas ambientales. Es muy probable que estemos viendo una de las consecuencias más anunciadas y más dramáticas del calentamiento global, que es la agudización de los extremos”.

“Lamentablemente es muy posible que tienda a repetirse de esta manera rotunda a lo largo del tiempo. Es decir que no sea un episodio casual ni que se de con unicidad, sino que sea parte de los escenarios que vamos a ver de ahora en adelante en la situación que plantea los cambios climáticos”, resaltó al hablar de su visión del presente escenario.

A principios de mes, Nación estatizó por decreto la Hidrovía Paraná-Paraguay,, por lo que el control está a cargo de la Administración General de Puertos (AGP). "Hay que garantizar la navegabilidad más allá de si el operador es un privado o es el Estado mismo. El Estado está necesitado de garantizar que el flujo del comercio exterior siga vigente y es por eso que estamos trabajando para establecer estas pautas con el ministerio de Transporte”, destacó en esa línea el funcionario, quien también es biólogo y periodista especializado en medio ambiente.

Para dicho funcionario, la situación es severa y complicada. “Estamos ante una sequía extraordinaria en la zona alta de la cuenca del Paraná, cercano al Amazonas y en la zona de Mato Grosso. Cuando digo la cuenca, no me refiero a la parte argentina del río Paraná, sino a los afluentes, los lugares donde nacen los ríos. Toda la cuenca donde integra toda la parte de Brasil, casi todo Paraguay, parte de Bolivia, Uruguay y por supuesto un importante territorio de Argentina está sometida a todas estas variables: cambio climático, sequía extrema, el fenómeno del Niño, la deforestación aguda, el mal manejo de los ríos, las dificultad en el manejo de los caudales o las represas”, detalló el especialista en biología.

En este sentido, completó: “Todo esto conforma hoy un resultado que estamos viendo, poniendo en riesgo además en el caso Argentino, el humedal fuertemente deteriorado de la zona de la Mesopotamia, que con esta bajante se ve doblemente agravado.

La quema de humedales está conectado a la bajante del Paraná, según indica Federovisky. “Lo que estuvimos viendo el año pasado y vimos este año, como consecuencia de la bajante, es quema para secar el humedal. Colocar terraplenes en la zona que se ha quemado para evitar que cuando suba el nivel del río, el agua vuelva a ingresar. A través de ese mecanismo, destruir el humedal para convertirlo en tierra seca para futuras explotaciones agropecuarias o ganaderas. Eso es avance de la frontera agropecuaria utilizando el fuego como sustituto de la topadora”, explicó.

A su vez, respecto a lo vinculado con las proyecciones del clima, el viceministro asegura que no existen buenas señales para el panorama de la bajante: “Las perspectivas de los expertos del INA son que la situación de bajante puede permanecer hasta fines de este año. De ese modo, la situación aparece como una amenaza seria. Por el lado de los incendios forestales, pero por el lado también de factores adicionales como por ejemplo la provisión de agua potable, la aparición de una afloración de cianobacterias que se ve facilitada por la bajante”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: