En la Argentina, hasta ahora, la pandemia de covid-19 se ha cobrado más de 10 mil vidas. Sin embargo, mientras esa cifra y la de contagios aumentan y nos alarman desde todas las pantallas, los argentinos también nos morimos y enfermamos de otras cosas. De hecho, en muchos casos, en los últimos meses han aumentado el sedentarismo, la mala alimentación y la ansiedad, solo por mencionar algunas problemas. Pero además, mucha gente - la mayoría de la gente - ha dejado de hacerse controles periódicos y rutinarios de muchas otras enfermedades que nada tienen que ver con el nuevo coronavirus. Como el cáncer.

En la Argentina, cada año mueren 60 mil personas por cáncer, según datos de la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (Lalcec), una organización de civil que, desde 1921, trabaja en la prevención y detección temprana de la enfermedad.

Y es que mucho se habla del cáncer y de alguna cura mágica o científica, pero lo cierto es que se trata de una enfermedad que hoy se cura hasta en un 90% de casos, cuando se detecta a tiempo. Pero en estas épocas de pandemia, una de las primeras cosas que los argentinos - y los jujeños - hemos dejado de hacer fueron los controles de rutina que pueden servir para salvarnos la vida.

Según explica en diálogo con Todo Jujuy un ginécologo jujeño que se desempeña en el área privada, desde marzo hay un desplazamiento de la atención médica rutinaria porque el covid “está ocupando todo”.

Según explica, desde el comienzo de la pandemia los pacientes “se han vuelto muy reticentes a consultar, salvo cuando se trata de una patología que apremia”. En este sentido, detalla de antes de marzo, en el centro médico donde trabaja se detectaban entre uno y dos casos de cáncer de cuello de útero por mes y entre uno y dos de mama. Hoy ese número es cero. Y no porque haya menos cáncer, sino porque hay menos controles. “Los pacientes están en su casa con el cáncer y no lo saben. Recién llegan a la consulta cuando tienen un bulto o una hemorragia”. Y vaticina, desesperanzado, que no le sorprendería que haya "una explosión de cáncer cuando pase la pandemia”.

La importancia de prevenir el cáncer

En este mundo y en este tiempo existen seis tipos de cáncer que se pueden prevenir: mama, cuello de útero, colon, piel, pulmón y próstata. La prevención se realiza a través de la educación, la detección temprana y la prevención, como señala Lalcec.

Carolina Ituarte es oncóloga y trabaja en el Hospital Pablo Soria y también en una clínica privada. Nos explica cómo la pandemia ha sido diferente para los pacientes que atiende en uno y otro sistema.

Pero antes de hablar de esos datos, también hace falta referirse a la población en general, a la población sana, que debe hacerse estudios de screening oncológico o tamizaje. Así los enumera Ituarte: mamografía y ecomamaria en las mujeres mayores de 40 años, pap desde el comienzo de la actividad sexual y control de próstata en los hombres de más de 50.

Ella también observa una disminución en los pacientes que concurren a hacerse controles. “Hemos visto una franca reducción de la concurrencia de los pacientes a realizarse estos estudios porque le covid genera mucho temor y, a la vez, porque hay barreras que no hay que desestimar, como una obra social que no atiende porque está cerrada pero tampoco ofrece opciones a los pacientes. Esto de a poco se va solucionando pero la realidad es que se han reducido los estudios en nuestra provincia y en el país”.

En este sentido, indica que Lalcec ha informado una reducción de hasta 80% en los estudios de screening este año. “Por ese motivo lanzaron una campaña con un mensaje muy llamativo que no busca que se desobedezca la cuarentena, que tanto bien le ha hecho al sistema sanitario, sino más bien busca ser una campaña efectista, de decir: si querés cuidarte salí de tu casa pero a hacerte tus estudios de control”.

image.png

El cáncer se cura

Más arriba en esta nota señalamos que el cáncer no es siempre terminal, que la cura existe. Y el mismo mensaje envía Ituarte: “Yo no quiero dejar un mensaje negativo, sino todo lo contrario, el cáncer se puede curar si se halla a tiempo”. Y por eso, insiste en la importancia de los estudios de tamizaje o screening. “Cuanto más temprano se encuentre mayor, es la posibilidad de curación. Por ejemplo, en el cáncer de mama que es muy frecuente - tanto que 1 de cada 8 mujeres lo van a tener -; por ecomamaria se detecta mucho antes aunque no nos palpemos nada. Un cáncer menor a un centímetro solo se detecta con estudios y la posibilidad de curación es de más del 90%”.

Cáncer en tiempos de pandemia

Pacientes oncológicos en pandemia: la diferencia entre público y privado

Ituarte tiende a pacientes oncológicos tanto en el Hospital Pablo Soria como en una clínica privada de San Salvador. Observa que tanto unos como otros son muy responsables con su tratamiento y quieren cumplirlos.

En el caso de las personas que se atienden en clínicas privadas, seguir adelante con los tratamientos contra el cáncer no ha sido un gran problema durante la pandemia. El oncólogo Alejandro Salvatierra señala en este sentido que no han parado de trabajar en ningún momento. “Un tratamiento activo no se puede interrumpir”, indica y explica que los pacientes los continuaron, acatando todas las normas de bioseguridad. Sí hubo cambios con respecto a las personas curadas que reciben seguimientos y en muchas ocasiones se ha pasado a atenderlas por videollamada. “Vamos priorizando y analizando caso por caso”, explica Salvatierra.

La continuidad de los tratamientos, sin embargo, no ha sido igual de constante en el sector público, sobre todo para los pacientes que viven en el interior de la provincia. Ituarte explica que la oncología es una especialidad de segundo nivel que está centralizada en la capital de Jujuy. Y que a los pacientes del interior les cuesta llegar, más aun en pandemia, cuando no hay transporte público disponible y muchos de ellos no cuentan con vehículo propio. “Con la atención virtual les damos todos los permisos para llegar al control pero el tema es la falta de transporte”, explica. A eso se suma que no todo el público tiene acceso e infraestructura, sobre todo en el interior, para acceder a una consulta virtual.

Ituarte también señala que la pandemia en no pocos casos ha retrasado diagnósticos. Para una persona con cáncer, recibir el resultado de una biopsia en una semana o un mes puede determinar que viva o no. La necesidad de continuar los tratamientos contra el cáncer, como el de quimioterapia, es imperiosa para todos los pacientes, que debería tener derecho a acceder a ellos, aun en tiempos de coronavirus.

La pandemia existe, pero también existen otras patologías que apremian tanto o más. Seguir con los tratamientos, realizarnos los estudios de screening y diagnóstico y no cortar con las consultas a nuestros médicos pueden ser determinantes. En la Argentina mueren 60 mil personas por cáncer cada año, Que no nos mate el covid, pero que tampoco, por culpa del covid terminemos enfermos o muertos por otras cosas.

Lalcec Argentina

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario