El Gobierno Nacional está comprando menos vacunas de las que necesita la población para estar inmunizada frente a enfermedades. El dato se hizo público la semana pasada a partir de un informe solicitado por la Comisión de Salud Pública de la Cámara de Diputados a la Secretaría de Salud Pública de la Nación. A partir de allí, surgieron temores de que vuelvan a surgir epidemias de enfermedades que ya han sido desterradas. Esta no es, sin embargo, una posibilidad actual pero podría ocurrir si no cambia la política sanitaria, según explican profesionales de la salud.

Pablo Yedlin, uno de los miembros de la Comisión que es además el ex ministro de Salud Pública de Tucumán y diputado por esa provincia, explicó en diálogo con TodoJujuy.com que si bien hoy “no hay riesgo sanitario”, “hay que tomar medidas para evitarlo”. Y que esas medidas son se resumen en la compra de las vacunas necesarias.

pablo yedlin.jpg

El informe elaborado por la Secretaría de Salud detalla cuántas vacunas fueron adquiridas en los últimos años y presenta una tabla con las cantidades de dosis. De ahí surge que en 2018 la Nación compró menos de la mitad de vacunas que, por ejemplo, en 2016.

Según explican desde el organismo, esto fue porque tenían dosis en stock para distribuir. Sin embargo, los ministerios de Salud Pública de casi todas las provincias han hecho público que las dosis recibidas no fueron las suficientes y que han tenido meses de escasez y falta de vacunas. Indican que a la disminución en la compra se suma una mala distribución de las dosis que sí existen.

Con relación a la situación de inmunización de la población, Yedlin indica que “siempre existe un porcentaje de gente que no se vacuna, nunca se alcanza el 100% de la población. Una buena cobertura es aquella superior al 95% porque así se crea el “efecto rebaño””. Esto significa que un grupo está protegido de una enfermedad infecciosa gracias a que la proporción de individuos vacunados es altísima y evita que haya virus circulante.

El diputado - es el creador de la ley 27.491, que establece la vacunación obligatoria de toda la población según el calendario nacional – detalla que en la Argentina ese porcentaje de cobertura ha venido en descenso en distintas enfermedades por una suma de factores: por un lado, los movimientos anti vacunas, y por otro, el mal funcionamiento del sistema sanitario, con una mala distribución y baja en la compra de dosis de vacunas.

En el caso de la Hepatitis A, por ejemplo - enfermedad de la que casi no había casos - el porcentaje de vacunados es de 86%, casi 10% menos de lo necesario para lograr el efecto rebaño.

A pesar de que los datos preocupan, Yedlin indica que no hay riesgo sanitario, pero es urgente que se regularice la compra de vacunas y su distribución porque se trata de un problema que está afectando a todas las provincias y, en un futuro, podría haber un riesgo de alguna epidemia.

Algunos datos que surgen del informe:

  • Hepatitis A (pediátrica): frente a las 880 mil dosis que se compraron en 2016, en 2018 fueron 401 mil
  • Hepatitis B (pediátrica): de 715 mil dosis adquiridas en 2016, la cantidad cayó a 300 mil el año pasado
  • Poliomielitis (Salk): de 1.080.000 en 2016 y 1.322.180 en 2017, solo se compraron 840 mil en 2018
  • Difteria, tos convulsa y tétanos (DPT o triple bacteriana): en 2016 adquirieron 1.273.000. En 2018, solo 500 mil
  • Tuberculosis (BCG): de 2.024.400 en 2017, a casi la mitad: 1.482.600 en 2018
  • Varicela: pasaron de un millón de dosis en 2016, a 500 mil 2018

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario