La copa menstrual se convirtió en un boom por ser más económica que los tampones y toallitas, además de ser menos nociva con el ambiente pero hasta el momento se cuestionó sobre su impacto en la salud de las mujeres.

Según los primeros estudios, que se realizaron en varios países a personas de ingresos bajos, medios y altos, este producto es tan seguro como los sistemas convencionales y no supone mayores fugas.

“No hubo mayor riesgo de infección asociado al uso de las copas menstruales entre mujeres y niñas de varios continentes. No se observaron alteraciones de la flora vaginal ni daño tisular en la vagina ni el cuello uterino”, indican.

Además, se supone que en 10 años una copa supone entre el 5% y 7% del costo de 12 tampones por periodo y sólo crea el 0,4% de los residuos plásticos generados por las opciones más conocidas.

¿Qué es la copa menstrual?

También conocida como copa para la regla o copa vaginal es un recipiente de silicona que se introduce en la vagina durante la menstruación. Se adapta a las paredes vaginales y recoge todo el flujo en su interior. Se la puede llevar hasta 12 horas y tiene uso ilimitado.

Estos elementos están hechos de silicona médica o TPE. El color se consigue con colorante alimentario, inofensivo para el cuerpo humano. Para su fabricación no se usan aditivos químicos, indica el sitio CopasMenstruales.com.

¿Cómo se usa?

La copa menstrual se inserta doblada en la vagina y, una vez dentro, recupera su forma natural y se adapta a la anatomía de cada mujer. Puedes usar un poco de lubricante para introducirla, tantas veces como sea preciso, ya que no perjudica la copa

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.