Salud.. 

Los consejos clave para no perder la voz: qué hacer

Cuando no estamos hablando, las cuerdas vocales se mantienen abiertas para poder respirar y cuando llega el momento de hablar, el cerebro realiza una serie de acciones.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

La presencia de molestias o dolor de garganta cuando llevamos un tiempo hablando, la aparición de gallos esporádicos, o la necesidad de hacer un esfuerzo mayor para emitir un sonido similar a los habituales son los síntomas más frecuentes de los trastornos de la voz.

Cuidado
Se debe beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales.

Se debe beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales.

Los consejos clave para no perder la voz

Las cuerdas vocales se juntan, mientras que el aire de los pulmones pasa entre ellas, haciéndolas vibrar. Las vibraciones producen ondas sonoras que viajan a través de la garganta, la nariz y la boca, que actúan como cavidades resonantes para modular el sonido.

Iris Rodríguez, médica laringóloga del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano, explicó que “cuando queremos hablar, el cerebro envía señales para emitir un sonido, se mueven las cuerdas vocales y vibran. Ese sonido en su pasaje por el resto de la laringe, la faringe y la boca va teniendo modificaciones al pasar por esas cavidades resonadoras y sale de los labios hecha voz y palabra”.

Los especialistas recomiendan no hablar en ambientes ruidosos. No se debe hablar sobre un fuerte ruido ambiental, ya que es un comportamiento de abuso vocal. Si la voz compite con un ruido ambiental intenso, la voz siempre perderá.

No fumar: el tabaco es un factor irritante para la laringe, porque el humo del tabaco pasa entre las cuerdas vocales y predispone para que aparezcan tanto lesiones benignas (edemas, pólipos...) como cáncer de laringe del que el tabaco es la principal causa.

Peligro
Cuando no estamos hablando, las cuerdas vocales se mantienen abiertas para poder respirar.

Cuando no estamos hablando, las cuerdas vocales se mantienen abiertas para poder respirar.

No chillar ni hablar gritando ya que es un comportamiento de esfuerzo vocal. En todo momento debemos acomodar nuestro uso de la voz a nuestras posibilidades reales, que podemos mejorar mediante la logopedia, especialmente las personas que usan mucho la voz (profesores, monitores...).

No hablar en exceso: ya que es un comportamiento de abuso vocal; se debe hablar teniendo muy en cuenta las posibilidades reales de cada laringe. Lo que se debe hacer es: descansar la voz haciendo periodos de 15-20 minutos de silencios dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono, evitar interrumpir a otros.

Hidratarse correctamente: se debe beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales esté correctamente hidratada.

Descansar de forma adecuada: la fatiga corporal se refleja en la voz. Se debe descansar correctamente para obtener el máximo rendimiento vocal. Así, se debe dormir (más de 6 horas) y descansar antes de utilizar mucho la voz, especialmente en los profesionales de la voz como cantantes.

No utilizar el aire pulmonar residual al hablar: nunca se debe hablar con el resto final de aire y sentir sensación de ahogo. Es un comportamiento de esfuerzo. Esto ocurre cuando se marcan las venas del cuello al hablar, hablando atropelladamente.

No carraspear: el carraspeo se debe eliminar ya que es un comportamiento de esfuerzo traumático para las cuerdas vocales. Es un movimiento fuerte y violento.

Evitar los irritantes laríngeos como el humo y las áreas polvorientas. Evitar, también, hablar en ambientes muy secos: la sequedad ambiental quita protección a las cuerdas vocales.

El problema de la voz ronca

Hay que consultar con el médico si la ronquera continúa durante más de tres semanas, sobre todo si no se tuvo un resfriado o gripe. También se debe consultar con el especialista si se tiene tos con sangre o si se siente dificultad para tragar o para respirar, si se siente un bulto en el cuello, dolor al hablar o al tragar, o se pierde la voz por completo por más de un par de días.

Se trata de un trastorno que sufre alrededor del 5% de la población y requiere atención por parte de un otorrinolaringólogo. No obstante, un 98% de los casos corresponde a enfermedades benignas que requieren tratamientos específicos, pero que no entrañan un riesgo vital.

Rodríguez explicó que “actualmente, diagnosticamos numerosos problemas vocales ocasionados por mal uso y abuso de la voz, por el esfuerzo que requiere hablar en el elevado ruido ambiental que padecemos, la inadecuada climatización de los lugares de trabajo, los hábitos tóxicos (tabaco y alcohol, por ejemplo), mala alimentación y la demanda vocal sin preparación previa en las personas que usan la voz como herramienta de trabajo”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: