A casi once meses del inicio de la pandemia en Wuhan, China, son varios los laboratorios en el mundo que están trabajando en distintas vacunas contra el Covid-19. Si bien ya varias de ellas afirman estar en en fase 3 y con la confirmación reciente de que el Reino Unido aprobó la aplicación de la vacuna de Pfizer en su población, todavía se debate en el mundo sobre los posibles efectos secundarios que las mismas tendrían sobre quienes se la apliquen y su posible injerencia negativa en los equipos de salud, los cuales se verían mermados ya que estarían entre los primeros en aplicársela.

Los efectos secundarios de la vacuna contra el coronavirus abarcan desde fiebres y escalofríos hasta dolores de cabeza y dolor en las articulaciones, esto podría impedir que algunos médicos y enfermeras trabajen, en medio de un aumento nacional de hospitalizaciones.

Los distintos sistemas de salud del mundo se están preparando para vacunar al personal de salud, lo cual podría llevarse adelante en pocas semanas en Estados Unidos, a la espera de autorizaciones de uso de emergencia para afrontar la pandemia de coronavirus.

Esto podría representar un problema para los hospitales, que verían sus planteles médicos mermados de forma considerable en un momento en que el rebrote en el país norteamericano está pegando con fuerza: más de 100.000 estadounidenses fueron hospitalizados con el virus el miércoles, según datos de Covid.

Por ello, los hospitales están trabajando en distintas estrategias para poder afrontar esta dificultad, como escalonar al personal para mantener las unidades cubiertas; o dar a los trabajadores las vacunas al final de sus turnos, antes de que tengan unos días libres.

Pfizer y su socio alemán BioNTech SE dijeron el 18 de noviembre que no se observaron problemas de seguridad graves en su ensayo en etapa tardía. Entre los participantes que recibieron el régimen de vacuna de dos dosis, el 3,8% experimentó fatiga y el 2% tuvo dolores de cabeza. Los adultos mayores informaron menos eventos adversos leves. En un ensayo anterior, las compañías identificaron casos de fiebre leve a moderada.

Moderna, por su parte, dijo el 16 de noviembre que tampoco había identificado serios problemas de seguridad en su ensayo en etapa tardía. Los efectos secundarios leves a moderados incluyeron fatiga (9,7%), dolor muscular o articular (5,2%), dolor de cabeza (4,5%) y dolor en el lugar de la inyección (2,7%). Los efectos secundarios fueron más comunes después de la segunda dosis de la vacuna de dos dosis.

Cabe remarcar que solo una pequeña proporción de aquellos que reciben vacunas contra el coronavirus enfrentarán efectos secundarios, “no es el 100% de las personas que tienen fiebre y escalofríos”, por el hecho de que sean suficientes como para mermar el personal de salud de forma considerable debe plantearse antes que comience la vacunación.

“Tendremos que ser algo estratégicos sobre a quién se ofrece la vacuna, por lo que estamos trabajando con líderes clínicos en esas áreas para asegurarnos de que escalonen a su personal de atención médica”, dijo Jeanmarie Mayer, jefe de prevención de infecciones en University of Utah Health, dijo el jueves en una conferencia de prensa.

Los hospitales en general planean priorizar al personal que trabaja directamente con pacientes con coronavirus, ya que corren el mayor riesgo de contraer la enfermedad en el trabajo.

Existe el temor de que los trabajadores de la salud entren en pánico al enfrentar estos efectos secundarios y piensen que las vacunas son defectuosas, lo que generaría mucha desconfianza en el público.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario