La evolución de la palabra gato como insulto

El término hoy tiene un uso extendido. De hecho, hasta es utilizado por sectores de la oposición para descalificar al presidente Mauricio Macri.

En un principio el término 'gato' se utilizaba para designar a los hombres que invitaban a salir a las vedettes. El uso de la palabra no tiene ninguna relación con el gato doméstico sino que viene del lunfardo “gatillar”. “Gato” es el que “gatilla”, el que podía pagar lo necesario para invitar a las vedettes porteñas. Después el término se transfiere a las mujeres que aceptaban ir con esos hombres y eran denominadas popularmente como “el gato”.
La palabra “gato” como insulto tiene su origen en la década del 90 y surge dentro del léxico tumbero. En las cárceles se comienza a usar 'gato' para denominar a los que se encuentran en la categoría más bajo del pabellón. El gato es el tipo que hace las tareas más básicas dentro de la unidad, como lavar los platos. El gato es el que sirve a otros en el pabellón.
Pero el insulto tiene una acepción más ya que "gato" también podría significar simplemente "ladrón nocturno". Haciendo referencia a las costumbres de estos animalitos de asaltar en la noche.
El uso popular que se le da ahora es el de simple insulto. Cuando alguien le dice “gato” a otro simplemente lo quiere denigrar. No tiene que ver con el viejo uso sino que es una apropiación más abstracta sacada de contexto, del uso tumbero del término.
En el norte argentino, incluso se lo conoce relacionado a los tucumanos, que son acusados de "rápidos" en los robos y estafas. En general para el rivalismo entre provincianos se conoce el apodo "tucumanogato".
Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: