El informe elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA) toma datos bajo una nueva metodología de medición mucho más sofisticada y profunda que la del INDEC. En este nuevo estudio revela que hay un 5,9% de personas en situación de indigencia, lo cual significaría cerca de 2.5 millones de argentinos.

En relación a la reunión que mantuvo el Monseñor César Daniel Fernández con otros obispos y el rector de la UCA, explicó que conversaron de la situación del país en diferentes aspectos. Además detalló que “hubo una leve disminución de la pobreza pero un mayor crecimiento de indigencia”. Para poder explicar esto manifestó que hay pocas personas que pudieron conseguir un trabajo y levantar la cabeza por sobre la pobreza que estaban viviendo pero aún queda mucho por hacer.

En cuanto al llamativo índice de indigencia explicó“a muchos que eran pobres les alcanza menos que antes”

También detalló que el incremento de los servicios públicos, los alimentos, los impuestos y otros factores influyen a que baje la pobreza pero suba la indigencia.

Algo muy preocupante es que el 40% de las personas abarcadas dentro de los índices de indigencia son niños. Monseñor Fernández manifestó “su futuro está en riesgo. Si no tienen educación, alimentación, estimulación en los primeros años es crucial”.

Para referirse a la situación de actual de la provincia especificó “En los años que vivo en Jujuy, la gente sigue viniendo al obispado o le pide a alguien que le dé una mano”

En cuanto a la idiosincrasia del jujeño detalló que se ve mucho la solidaridad y que eso en muchos casos palean las necesidades de la gente pero no la cuestión de fondo. Lo mismo, según explicó, sucede con la gente del interior “tienen la posibilidad de apañar sus temas por la producción que tienen”.

El obispo de Jujuy aprovecho la oportunidad para referirse al presidente de la república Argentina diciendo “Él dijo que era uno de los temas prioritarios a los que daría batalla. En el análisis y el balance que se haga de cómo se actuó, se juega su pericia para superar estas dificultades. Hay una leve esperanza que tiene que sostenerse con políticas inteligentes”

En relación a todos los acontecimientos vividos ayer en torno a la reforma previsional explicó “A raíz de los acontecimientos violentos, los obispos reiteramos el llamado que solo hay un camino y es el dialogo. Así tienen que resolverse las necesidades de la gente”. Para dar su opinión al respecto de los jubilados dijo “Es un sector muy frágil, tratemos que no sean ellos los que pongan mas allá de sus posibilidades. Los que más tienen deben beneficiar para que los que tienen menos, tengan un poco más”

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario