Carlos Bianchi, el director técnico más ganador de la historia del fútbol argentino, ídolo eterno para los hincha de Vélez Sársfield y de Boca Juniors, los clubes en donde logró sus mejores hazañas, cumple 70 años.

En un presente otoñal de su vida laboral, las primaveras del "Virrey" pasan por sus grandes triunfos deportivos, recuerdos frescos en los que ponderan la solidez de sus equipos, y por el calor de su familia. Allí se siente feliz y seguro, por estar todavía entero y en plenitud. Bianchi es la única persona en el mundo del fútbol en tener dos estatuas en clubes distinto, la mejor manera que los hinchas del "Fortín" y del "Xeneize" encontrar para dejar plasmado el recuerdo de quien los hizo felices.

Embed

Su vida, hoy, pasa por su mundo en Barrio Parque, uno de los lugares más caros de Buenos Aires, y también por París, en un departamento cercano al centro de la ciudad.

En Francia es siempre recordado por su brillante paso como delantero por el Reims y el París Saint Germain. Sus días en la Argentina son sencillos, se levanta temprano y hace sus dos horas de caminata. Luego almuerza con el amor de su vida, su esposa Margarita, y por la tarde el tiempo transcurre entre un café con amigos en la Dolfina Polo Bar, en jugar con sus nietos o ver mucho fútbol por televisión.

De vez en cuando, va a ver jugar a Vélez en un palco preferencial que tiene reservado para él, que nadie ocupa aunque no vaya, y que en forma religiosa se lo llama el "palco de Bianchi".

Embed

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario