Boca Juniors llegaba a Belo Horizonte con una ventaja de 2 a 0 conseguida en La Bombonera pero todos sabían que el partido iba a ser muy complicado. Desde el comienzo se vio un Boca concentrado, replegado pero ordenado defensivamente y amenazando de contragolpe, de hecho tuvo algunas chances de ponerse en ventaja y liquidar la serie desde temprano pero no tuvo efectividad.

La segunda mitad empezó de otra manera, Cruzeiro empujando con poco fútbol pero con muchos centros al área Xeneize que sufrió con algunas malas salidas de Agustín Rossi. El arquero bostero tuvo buenas atajadas pero se complicó intentando descolgar algunas pelotas aereas.

El público empujó para que Menezes haga el primer cambio cuando rondaban los 20 minutos del segundo periodo. Sassá ingresó y en la primera que tocó la mandó a guardar. Cruzeiro se ponía en ventaja y sólo necesitaba un gol más para llevar la serie a los penales.

Boca - Pavón - Wanchope Ábila

La incertidumbre en el equipo de Guillermo Barros Schellotto se hizo evidente en el nivel de sus jugadores. Consumidos por los nervios e intentando salir del mal momento, Boca tuvo que aguantar el aluvión durante algunos minutos hasta que logró reordenarse. Pablo Pérez salió por Gago, que volvió a darle aire fresco al Xeneize.

Finalmente, y cuando quedaban menos de 5 minutos apareció Pavón para aprovechar una asistencia de Ramón “Wanchope” Ábila (había ingresado por Zárate) y marcó el tan esperado empate para desatar el delirio boquense.

Boca se medirá ahora con Palmeiras en la semifinal, un rival que ya enfrentó en esta misma Copa por la fase de grupos. Del otro lado juegan Gremio-River, y es inevitable imaginar la final con un superclásico histórico.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario