El partido se jugó como lo que era, un clásico de barrio. Muchas piernas fuertes y mucho corazón en la tarde del domingo, para un empate que le alcanzó al equipo de De Los Ríos, para avanzar a la siguiente fase, al haber conseguido un contundente 3 a 0 en la ida.

En el primer tiempo el que salió mejor fue Lavalle, que de la mano de un envalentonado, Lucas Vaquera, abrió el marcador en los primeros minutos para darle una luz de esperanza a su equipo en el partido. El gol fue un duro golpe para el bandeño que tardó varios minutos en reaccionar y salir a plantarse en la mitad.

Lavalle

Los segundos 45 minutos fueron diametralmente opuestos a los primeros, teniendo en cuenta el dominio y el control del balón, porque en este caso el que salió mejor fue Cuyaya, que de la mano de Aldana, empezó a dominar el encuentro.

El empate llegó tras un rebote del arquero Farfan, que “Hueso” Arancibia supo capitalizar a través de un violentado pelotazo para desatar la alegría en Cuyaya. La igualdad fue un baldazo de agua fría para los dirigidos por Albarracín, que perdieron el rumbo en el encuentro .

Embed

Los minutos que le restaron al partido fueron manejados con inteligencia por Ruiz y todo Cuyaya, que aprovechó la desesperación de Lavalle, para ganar faltas y lograr que el reloj se consuma.

El bandeño fue el merecido ganador porque imaginó y pensó un partido de 180 minutos, en una llave que quedará en la historia de una Copa Jujuy, que recién empieza pero que promete ser un espectáculo atractivo para los amantes del fútbol domestico.

Cuyaya festejó

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario