Fue una cuestión de Estado, sin dudas. Tras el anuncio en Barcelona que Argentina cancelaba el amistoso programado para el próximo sábado, ante Israel, el primer ministro del ese país, Benjamin Netanyahu, llamó al presidente Mauricio Macri para que interceda y gestione la realización del partido, pero no hubo manera de torcer la voluntad de los futbolistas argentinos.

Los jugadores ya estaban decididos en apoyar la postura de Messi.

Te puede interesar: Partido Argentina-Israel: suspendieron el amistoso

Vale recordar que el embajador de Palestina en Argentina había sido contundente: "Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respecto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino".

En Barcelona hubo cantos, amenazas y hasta quema de banderas con sangre.

FUENTE: Olé.com
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario