ANUNCIÓ SU RETIRO A LOS 41 AÑOS. 

Manu Ginóbili deja un legado único para el básquet y el deporte argentino

Manu fue el jugador argentino por excelencia. Reúne todas las condiciones que debe tener un deportista exitoso. Fue un gran competidor, un atleta limpio y su conducta le permitió disfrutar hasta los 41 años en el mejor básquet del planeta.

Ese objetivo soñado de muy pequeño tuvo muchos momentos lindos. Su paso por Andino de La Rioja, debut en la Liga y locura del "Huevo" Sánchez convenciendo a su mamá para que lo deje viajar. Su estadía en Italia, Reggio Calabria primero, ascenso y paso a Kinder Bologna.

El flaquito de 1.98 iba a convertirse en un histórico para los dos equipos. Con Kinder fue MVP y campeón europeo. Eso me dio una pauta que estaba para algo mayor, para la gran liga.

Su ingreso a la NBA fue en silencio para el mundo que lo rodeaba. En mi caso no dudé. Después de ver a Drazen Petrovic jugar en la mejor liga, pensaba que Ginóbili lo podía hacer. Lo que no imaginé fueron los 4 anillos, eso seguro, pero su crecimeinto fue tal que Manu no tuvo techo. Aún siendo veterano los jugadores lo elogian, lo ponen como ejemplo. Su vida marcó a otros.

En la Selección Argentina nos hizo erizar la piel en Indianápolis, en Grecia con la majestuosa palomita, eliminando a Estados Unidos y levantando el ORO para Argentina. No le puedo pedir más, sería muy egoísta de mi parte.

Embed

Deja un legado importante. No se si vamos a ver otro igual. Manu fue diferente y eso no lo tiene cualquiera, va más allá del talento. Sin dudas su legado es único.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: