Ante una lluvia que se mantuvo todo el encuentro y que dificultó el trámite, River y Belgrano empataron, aunque el sabor de uno y otro fue diferente: para Belgrano fue una buena unidad, pero para River la mueca de fastidio es indisimulable, porque es el segundo empate en dos fechas.

El equipo de Gallardo apostó por la creatividad de Quinteros, y el colombiano, aunque con intermitencias, logró desnivelar en la mitad de la cancha, donde el equipo cordobés se hizo fuerte y defendió con mucha gente.

En el primer tiempo Rigamonti, al arquero visitante, ya se vislumbraba como la figura. Se lo tapó a Pratto un par de veces y siempre se mostró seguro. Luna, el defensor visitante, casi convierte, pero el palo lo salvó, y hasta el propio colombiano remató cerca.

En el segundo tiempo Belgrano intentó defender más arriba y pudo así inquietar a Armani. Suarez lo tuvo solo, pero la adelantó y perdió. Luna otra vez casi convierte en arco propio, pero esta vez el travesaño lo salvó. Y Rigamonti era un muro inexpugnable.

Una y otra vez salvó cuanto remate le tiraron, casi siempre desde afuera del área. River se fue apagando por la propia impotencia y por la figura del uno visitante. Otro empate, que lo deja fastidiado y esperando otros resultados para no quedar lejos de la punta.

Sin goles

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario