El choque de semifinales entre River y Morón en Mendoza se trataba, a priori, de un duelo despojado de equivalencias. Al menos desde los números. Sin embargo, ¿quién le quitaba el sueño al "David" del Oeste bonaerense si no necesitó una piedra para voltear al "Goliat" azulgrana y otros tres rivales de Primera División? El Gallo quería ampararse en esta historia reciente del torneo (Patronato, San Lorenzo, Unión y Olimpo quedaron en su camino) para hacerle frente a este contexto de desigualdad, pero pudo aguantar 39 minutos. Los dirigidos por Marcelo Gallardo cumplieron la lógica, golearon 3 a 0 y ahora deberán enfrentar a Atlético Tucumán.

A los cuatro, la primera para el Millonario fue tan clara que toda su hinchada gritó el gol. Pero fue un engaño visual. Ignacio Scocco ejecutó un tiro libre y la pelota dio en el costado de la red, dando la sensación de que se había metido. Cerca.

Pero dos minutos después, el cuestionado Germán Lux intercedió para callar la principal crítica de los hinchas de River: "No te salva nunca". El arquero no sólo tapó la primera pelota que le tiraron, sino que sacó lo que era el primer gol de Morón tras una buena jugada entre Javier Rossi y Rodrigo Díaz. El "Rengo" llegó a conectar y Lux la descolgó del ángulo.

River había monopolizado la pelota, pero no era claro ante la férrea defensa de los dirigidos por Walter Otta. A los 36' un aviso de lo que iba a venir con un centro de Milton Casco para la llegada de Nicolás de la Cruz, quien cabeceó por arriba. Sólo el empuje y las ganas de cambiar la semana más oscura en la era Gallardo (eliminado de la Copa Libertadores contra Lanús y caída contra Boca en el Monumental) terminaron por abrir el encuentro.

Justamente fue el DT quien aceleró cuando la pelota se fue afuera a los 39'. La agarró en el aire y se la dio a uno de sus dirigidos para que saque rápido. Ese fue el arranque de una serie de toques que terminó con un centro del Pity Martínez para la aparición de Nacho Fernández. El ex Gimnasia (LP) la empujó en posición adelantada.

El segundo mazazo llegó tres minutos después por una buena jugada colectiva. Nacho Fernández cambió de izquierda a derecha para De la Cruz que entraba muy solo en el área contraria, este le pegó rasante buscando un desvío y llegó en los pies de Jonatan Maidana. El golpe dejó con pocas esperanzas a los del Gran Buenos Aires, que vieron cómo en tres minutos se les cayó el plan que fueron a ejecutar en Mendoza.

En el segundo tiempo, con el resultado a favor, River ratificó su superioridad y manejó el encuentro a su gusto. Sin apretar el acelerador, pero también sin dejar llegar al rival a su área, el Millonario encontró el equilibrio para no sufrir sobresaltos y no cansarse. El colombiano Rafael Santos Borré decoró el resultado en tiempo cumplido.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario