La serie que retrata la vida de Carlos Monzón, legendario campeón de boxeo argentino, genera tanto atractivo como enojo entre algunas de las protagonistas de la emisión. En el último capítulo se vieron escenas en las que el boxeador le decía al personaje de Susana Giménez, que interpreta Celeste Cid, “tarada”. Escenas después, se la ve atendida por un médico con moretones y la boca lastimada.

"Jamás hubo golpes en Montecarlo. Eso es mentira, te lo juro", dijo Susana Giménez. La diva argentina tuvo una relación sentimental con el campeón mundial de boxeo que duro más de tres años, lo que fue muy comentado en su momento y se reavivó con la serie. Carlos Monzón asesinó a su mujer, Alicia Muñiz, en febrero del '88 luego de una disputa que terminó con el ex deportista con lesiones producto de la caída. Monzón siempre fue acusado de golpeador.

Susana había confesado cómo fue la noche en la que le pegó en medio de una escena de celos, en un hotel de Nápoles: "No me lo olvido más. Se dijeron muchas pelotudeces al respecto, como que me pegaba seguido, así que dejémoslo claro... Me pegó esa noche en Italia, fue horrible (...) Me dejó un ojo negro", dijo semanas atrás.

image.png
Susana y Monzón juntos

Susana y Monzón juntos

Pero por estas horas fue tajante y desmintió esos golpes en Montecarlo: "No es verdad lo que dicen. Sí es cierto que yo estuve allá con él cuando peleó con (Rodrigo) Valdez. Pero no hubo golpes. Me pegó una vez sola, la de Nápoles, y parece que a algunos no les alcanza. Estoy harta de que quieran buscar sangre y que no respeten lo que digo".

En la serie se detalla que hubo un diálogo entre Susana (Celeste Cid) y Monzón (Mauricio Paniagua) que habría terminado muy mal. El plano muestra al boxeador tirado en la cama y ella haciéndole masajes. Tito Lectoure (Mariano Chiessa) golpea la puerta de la habitación en plena madrugada. Los dos hombres hablan en el pasillo, luego se lo ve a Monzón tomar whisky, ella lo abraza desde atrás y pregunta: "¿Qué quería Tito?". Él: "Nada, pasó a saludar". Ella: "Qué hinchapelotas". Él: "¿Qué dijiste, tarada?".

Susana aclara: "Carlos jamás me dijo tarada. Nada de eso ocurrió. En Montecarlo hemos discutido, sí, pero por pavadas. Creo que fue por algo del pasaporte, no me acuerdo", comparte Susana. Y aclara, en función de otro momento de la serie: "Y eso de que Lectoure tocó la puerta de la habitación a las 4 de la matina tampoco fue cierto. Era un caballero, Tito. Un tipo que hablaba muy poquito, muy ubicado. Qué bronca me da cuando se inventan cosas. Aparte, si yo confieso que una vez me pegó... No es que lo oculto. Pero, viejo, parece que hubiera una necesidad de hacer cierto ese rumor de Montecarlo".

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario