El Instituto Belgraniano de Jujuy destacó el significado del “Día Grande de Jujuy”, nombre dado con justicia al combate que tuvo lugar en León el 27 de abril de 1821, en el que las fuerzas realistas comandadas por  el coronel Juan Guillermo Marquiegui fueron aplastadas por los gauchos jujeños al mando del teniente de gobernador José Ignacio de Gorriti.

El año de 1821 está atravesado por conflictos internos en Salta, donde las luchas intestinas entre los partidarios del general Martín Miguel de Güemes y sus opositores debilitan la guerra contra el español. A ese panorama hay que agregar que el gobernador de Tucumán, Bernabé Aráoz, que alienta proyectos hegemónicos en la región, aprovecha la situación para enfrentar al general salteño y estalla la lucha armada.

Desde Mojo, en el Alto Perú, el brigadier realista Pedro Olañeta sigue atentamente los episodios de Salta y Tucumán. La cruenta lucha entre hermanos, de la que el jefe tiene amplia información gracias a una eficiente red de espionaje, lo alienta a planear una nueva invasión a Jujuy.

Todo parece jugar a favor del invasor; también grandes hombres de la lucha independentista han desaparecido del teatro de las operaciones militares. El coronel Juan José Fernández Campero ha sido preso en la “Sorpresa de Yavi”, torturado y enviado a España en un viaje que acabará con su vida. El coronel Álvarez Prado está herido y prisionero en Tupiza. El coronel Manuel Arias, por discrepancias con el caudillo salteño, se ha unido al gobernador tucumano en la guerra contra Salta.

Olañeta no pierde tiempo y el 10 de marzo de 1821 se inicia la marcha hacia el sur. A pesar de la convulsión interna, los españoles son atacados desde un comienzo de su avance por los gauchos, que demoran la marcha realista. Se dan enfrentamientos en Humahuaca, Laguna Colorada, San Lucas, Valle Grande, Uquía y Tilcara.

El coronel realista Juan Guillermo de Marquiegui, a pesar de la resistencia, logra penetrar en Jujuy el 15 de abril pero no puede mantenerse en esa posición por los ataques de los jefes independentistas De la Quintana, de la Corte, Iriarte, Arenas. La población rechaza a los invasores, al punto que Marquiegui debe retroceder hasta León, donde se atrinchera a la espera de tropas que le enviaría Olañeta, el azote de Jujuy.

El Día Grande Jujuy está por inscribirse en la historia de la Guerra de la Independencia. En Salta, Güemes que ha salido a luchar contra Aráoz, dejó a cargo de la gobernación al general José Ignacio de Gorriti, jujeño. Lo primero que hace Gorriti es delegar el mando en el Cabildo el 24 de abril y luego reúne a todas las milicias que encuentra cerca de Jujuy, Palpalá, Los Alisos y Perico, unos 600 hombres bien montados y marcha hacia el norte.  Gorriti acampa a la margen sur del río Yala a la vez que adelanta algunos gauchos para explorar el campamento realista.

Demasiado confiado en el éxito de la campaña, Marquiegui no pensó en un ataque inmediato de los patriotas y en consecuencia, no se toman las previsiones de seguridad, factores que favorecen los planes de los jujeños.

En la madrugada del 27 de abril de 1821, las milicias caen sobre el campamento realista, en León. Es un combate violento que dura más de un día. A pesar de la sorpresa, los invasores se defienden con valor y la lucha se torna sangrienta.

En las filas de España, se rinden 4 jefes, 12 oficiales y cerca de 400 soldados, entre los que están el mismo Juan Guillermo Marquiegui y su hermano Felipe.
Queda en poder de las tropas patriotas cañones y municiones, cabalgaduras y vituallas.

Con la pérdida de su vanguardia y de sus cuñados Marquiegui, el brigadier Olañeta  tiene que retroceder y dejar el territorio jujeño, derrotado, para volver a ocupar Jujuy en mayo de 1821. Esa nueva invasión, que esta vez sigilosamente entrará a Salta por el camino del Despoblado con el teniente coronel José María Valdez, El “Barbarucho” a la cabeza, será la que haga la fatal emboscada que resultó en la muerte al general Güemes, el 17 de junio de 1821.

El destacado historiador jujeño Emilio Bidondo ha señalado que este episodio de la Guerra de la Independencia fue “el resultado espontáneo, individual y colectivo de la voluntad de un pueblo que, abandonado por el poder central, envuelto en la vorágine de la guerra civil, sin recursos, diezmado por años de continuo batallar, resuelve por sí afrontar la dura empresa de la lucha contra los enemigos de la libertad y sale triunfante de la prueba a que se somete”.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario