Alexander Cusi lleva 45 días postrado. Lo que empezó como un dolor de espalda, derivó en una parálisis parcial de la cintura para abajo. Tiene 14 años, estudia en la secundaria de Abra Pampa y está internado en el segundo piso del Hospital de Niños.

Pero no está solo. Su madre, Teresa Cruz, lo acompaña desde mediados de julio, cuando comenzó a padecer este mal que le cambió la vida: “Empezó con una puntada en la espalda, se quedó paralítico y ahora necesitamos una silla de ruedas”, contaba en La Mañana del Cuatro.

El adolescente fue sometido a estudios de todo tipo para determinar qué padece. Hasta fue trasladado a Buenos Aires para profundizar el análisis, pero por ahora sin definiciones concretas. En medio de tanta incertidumbre, una silla de ruedas le permitiría salir un poco del encierro, que lleva varios días y que podría sumar algunos más hasta encontrar una solución a su padecimiento.

Te puede interesar: "Me asombró la solidaridad de la gente", dijo la madre de Tomás

A pesar de tener otros 6 hijos, Teresa no deja a su hijo, aunque tenga que dormir en la silla o hasta el piso, ya que como dijo sin dudar “no pienso dejarlo solo, siempre con él”, comentó, y aprovechó para pedir la donación o el préstamo de una silla que le permita algo de distracción, tanto a ella como a Alexander.

Este pedido no pasó inadvertido para muchos jujeños. Una familia de Cuyaya lo escuchó y rápidamente se acercó hasta el hospital, con la tan esperada silla de ruedas. Se trata de la familia Aquino, que conmovida por la situación, decidió regalarle esa silla que tenían en casa desde hace tiempo, y sin usar.

Alejandra Aquino, junto a su padre, llegaron con ese gesto solidario y una mano tan necesaria como conmovedora: “Estábamos viendo Canal 4 y se nos dio la oportunidad de traer la silla a la señora. La teníamos en casa y esperamos que alguien la necesite para regalarla”, dijo, mientras su padre, Alfredo, comentó que “apenas me dijo Alejandra, le dije que la llevemos. Ojalá le sirve y le sea de utilidad”.

Teresa, emocionada por la rapidez de la respuesta, se mostró muy feliz por tener la tan preciada silla de ruedas: “Estoy muy agradecida con ellos por haberme donado la silla, estoy recontenta. Gracias por todo lo que hicieron”, dijo, y agregó que esto les permitirá “salir a la galería y levantarlo para hacerlo pasear”, dijo.

Mientras espera un nuevo viaje a Buenos Aires para someterlo a estudios más complejos, que serían el 6 de septiembre y determinarán si necesita intervención quirúrgica o no, uno de sus pedidos se pudo lograr rápido gracias a la solidaridad de una familia jujeña que entregó algo más que una silla de ruedas, dio amor. Un ejemplo a imitar, ya que con un aporte de algo que no usamos, se puede hacer más fácil la vida de otro jujeño.

Donación para Alexander

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario