Historia de vida. 

Día Mundial del ACV: "Tuve un ejército de ángeles"

Laura Grosman es jujeña y hace dos meses tuvo un ACV. El rápido accionar de tres personas que ella considera como sus "ángeles" le salvaron la vida.

Hoy se conmemora el Día Mundial del ACV y quisimos relatar la historia de una jujeña que padeció esta enfermedad hace dos meses atrás. Se trata de Laura Elizabeth Grosman y en diálogo con Arriba Jujuy contó su historia.

Día Mundial del ACV: "Tuve un ejército de ángeles"

Cuando la vida te cambia en un segundo

La mujer tuvo el episodio el 1ero de noviembre pasado. “Era un día de mucho calor, yo estaba en un gimnasio en este momento. De repente, eran las 14:30 y sentí un impacto súbito en mi cabeza, no era un simple dolor de cabeza. Eso me obligó a recostarme en el piso y allí entraron en acción “mis ángeles” como les digo yo”, comenzó relatando Laura.

Una de las cosas que resaltó en su relato es la importancia de la cadena de personas que intervienen en un ACV. “El paciente que sufrió un ACV se encuentra en un estado de vulnerabilidad tal que nuestra vida pasa a depender de las personas que se encuentran en ese momento con vos. Yo tuve un ejército de ángeles. Fueron tres personas a las que mi familia y yo les debemos estar viva y con esta calidad de vida”, reflexionó.

Los “ángeles” que le salvaron la vida

Cuando Laura estaba tendida en el piso, entró una chica que según relata, había conocido el día anterior allí en el gimnasio. “Fabiana González, partera. Hizo lo que todos debemos hacer: aprender y reconocer que es detectar los signos del ACV para poder actuar a tiempo, porque el tiempo es fundamental en estos casos para revertir el daño cerebral”, remarcó Laura.

En ese momento ella llegó a escuchar que la mujer decía “Bájenle el barbijo, me preguntó mi nombre y se dio cuenta de mi dificultad a la hora de hablar. Tenía el labio caído y me pidió que le apriete la mano. En ese momento se dio cuenta que tenía poca movilidad y pérdida de fuerza”.

A los pocos minutos escuchó que dijo: “hay que llevarla urgente. La ambulancia tarda mucho a veces por lo que decidieron llevarme en un auto particular. Ignacio Gramajo y Pablo Díaz eran los dueños del gimnasio y junto a Fabiana lo que hicieron por mí ese día fue todo lo que podrían hacer y más, encima perfecto”, contó.

En ese momento la subieron al auto de uno de ellos y Laura comenta que fue allí cuando su otro “ángel” como ella los llama entró en la historia. Ignacio había trabajado en la clínica del Rosario que fue donde decidieron llevarla. “Yo escuché que llamó a alguien para avisar que yo llegaba con un ACV, lo que adelantó muchísimo los tiempos. Es decir que yo ya entré con esa ventaja, lo cual para un ACV es fundamental”, resaltó Laura.

Otra de las cosas que recalcó es que el paciente con ACV está vulnerable y depende de otro. “Sabemos que las maniobras de RCP pueden salvar una vida, pero detectar a tiempo los signos de un ACV no sólo salva a una persona sino también a su calidad de vida”, sostuvo.

“Hoy el ACV es la primera causa de discapacidad en el mundo y la 3era de muerte, que esos chicos hayan hecho lo que hicieron por mí es impagable”, dijo emocionada Laura.

La vida después de un ACV: saber reconocer y entender la palabra “estrés”

Laura relató que a menos de dos meses de haber pasado por un ACV, lleva una vida normal. “Es un antes y un después. La vida me sacó una tarjeta amarilla, este segundo tiempo lo vivo de otra manera y con otra perspectiva. Con mejor calidad de vida”, sostuvo.

También dijo que todo esto le recordó que la palabra “estrés” es mucho más significativa de lo que uno puede entender. “Ahora yo visualizo un día mío. Antes del 1ero de septiembre necesitaría cuatro Lauras para intentar hacer todo lo que yo hacía. Hoy miro la vida de otra manera, hoy disfruto”, expresó.

Finalmente dijo que es muy importante que la gente sepa que en el mundo el tratamiento contra el ACV y la prevención es tomar un anticoagulante de por vida. “Para prevenir un ACV hay que tener en cuenta todos los parámetros que yo no consideraban que era de riesgo. Hoy sé la importancia de hacer actividad física, no consumir alcohol, comer de forma saludable y tomarse las cosas de otra manera.

Hay que escuchar al cuerpo cuando les dice: bajemos un cambio”, cerró Laura.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: