Le llevó una semana entera construirla, no paraba ni de noche a descansar, porque el entusiasmo lo superó en todo momento.

Catriel, que tiene parálisis cerebral y retraso madurativo, lo observaba y no entendía por qué papá andaba tan silencioso y al mismo tiempo acelerado. Claro, la misión estaba en camino pero no iba a ser nada fácil y la sorpresa no debía perder tal sentido.

El año pasado David vio a un hombre de Tucumán que había realizado un modelo muy lindo pero tenía un costo muy elevado. Ante este impedimento, encontró otra persona en San Luis pero el obstáculo económico otra vez se convertía en una piedra en el camino para el sueño del padre.

Finalmente, hace uno días despertó y se dijo “si soy herrero y tengo tiempo, porqué no regalarle a mi hijo algo hecho por mis propias manos” así fue como comenzó esta obra de amor.

Recorrió depósitos de chatarra, y con la compañía de Catriel que miraba asombrado, fue avanzando en lo que fue el mejor regalo que su papá le pudo dar.

Catriel y su papá

Hoy disfrutan de paseos juntos, momentos que parecían muy lejanos e imposibles de concretar. Aplausos para este papá de San Pedro que con este ejemplo nos muestra la fuerza del amor.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario