Opinión.. 

Hablemos de SEXUALIDAD y LACTANCIA

Columna de opinión de Sofia Achem, especialista en Ginecología y Sexología Clínica.

Por  Dra. Sofía Achem

Después del parto/cesárea ocurren cambios fisiológicos/hormonales/corporales que nos enfrentan con una nueva y, en general, inexplorada realidad: la del PUEPERIO.

El cuerpo se prepara para la lactancia, las hormonas acomodan sus ciclos para favorecer la producción y secreción de leche en las mamas .En el cerebros entran en juego neurotransmisores y hormonas que facilitan, la vinculación afectiva con nuestro/a bebe, base fundante del sistema de apego que desarrollara este nuevo ser.

Hay cambios en nuestra imagen corporal, el abdomen queda con flaccidez, si el parto fue por cesárea con una herida quirúrgica que puede presentar diferentes grados de molestia. Si fue un parto por vía vaginal la musculatura del periné (zona de la pelvis y los genitales externos) puede quedar algo hipo reactiva, puede existir incontinencia de orina, si hubo episiotomía y desgarros hay suturas (puntos) que “tira” y arde cuando hacemos pis o nos higienizamos.

En este escenario nos encontramos con el desafío de la lactancia, iniciarla: mantenerla, maternar y seguir con nuestras vidas… mucho, muchiiiiisimo todo junto!

“Las mamas secretan leche” suele ser algo que tenemos incorporado como un hecho que se va a dar de manera espontánea, fluida y natural…, si bien así debería ser, en muchos casos es algo un poco más complejo que eso y necesita dedicación , tiempo y paciencia.

Los cambios hormonales de la lactancia ocasionan sequedad vaginal y dificultad para la lubricación, lo que puede originar disconfort o dolor al momento de la penetración. Los pezones suelen agrietarse y doler en los primeros tiempos hasta que se adaptan a la succión continua. Suele haber disminución del deseo sexual por falta de horas de sueño reparador y stress , generado por los cambios de las rutinas y horarios.

En este escenario es complejo pensar en un encuentro sexual satisfactorio si pretendemos “hacerlo como antes”, esto quiere decir, que así como cambiaron nuestros cuerpos, emociones, horarios etc. también debemos repensarnos, reacomodarnos, en los vínculos afectivo/sexuales de pareja. Es importante poder visualizar que el cambio fue abrupto, y sin dudas nos descolocó, por lo tanto el dialogo, el abrazo, la caricia, el apapacho en pareja son importantísimos para reconectarnos.

Si estas/an en esta situación: no sos/son los únicos, mucho de lo que te/les sucede es parte de la fisiología, otra parte se la llevan la emociones y vivencias, el cambio de roles, a lo que cada persona le otorga un significado diferente.

Si necesitas no dudes en consultar, existen opciones de abordaje para re acomodar la sexualidad y vivirla plenamente después de ser madres/padres.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: