Paola Gallegos, mamá de la niña que se traslada en una silla de ruedas porque padece epilepsia y autismo hizo su descargo público en redes sociales y se volvió viral.

“El domingo a la noche llegamos del norte con mis hijos porque les gusta jugar con nieve. Llegamos tipo 11 de la noche, queríamos tomar un taxi y se negaban porque teníamos un silla postural. Eran más de 15 remiseros. La silla es plegable, se cierra, pero igual es grande. Entra en baúl grande. Si el vehículo tiene gas no se cierra el baúl y nos dijeron que se podía mojar o rayar el auto” relató la madre a TodoJujuy.com.

También contó que no es la primera vez que les pasa, “ya es cansador. Los colectivos tampoco tienen rampa para discapacitados”.

Paola explica que su hija ya es grande, pero no puede caminar sola. No puede soltarse la mano. No tiene noción de la dirección.” Siempre tenemos que parar un montón de remises y solo recibimos peros. O a veces nos quieren cobrar más”.

Por eso agradeció que ese día un remisero de la Cooperativa de Cuyaya 485 los llevó. “Todavía hay gente buena” recalcó.

Lamentó que tenga que pasar cotidianamente por esta situación y dijo que son muchos los padres de niños con discapacidad que deben padecer lo mismo e indicó que no es justo porque ninguno de esos niños “vale menos que otros”.

Embed

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario