Solidaridad.. 

Libertador: la historia de Federico Balcázar

Pese a haber tenido una niñez muy dura en donde sufrió pobreza, nunca abandonó los pilares que sus padres le inculcaron: la solidaridad y la empatía.

Por  Federico Franco

Federico Balcázar tiene 44 años, vive en Libertador General San Martín y tiene una historia de vida para imitar ya que dedica tiempo, energía y corazón a ayudar a los más desprotegidos: niños y animales.

Todo empezó desde su infancia, tenía 7 hermanos, "sufrimos mucho de niños, mi padre un tiempo no tenía trabajo y mi mamá trabajaba en la casa de doctores que nos daban ropita y pan. Algunos días eso era lo único que teníamos para comer".

Pero de a poco empezaron a salir adelante entre todos, con mucho esfuerzo y trabajo, hasta que pusieron una panadería. El hecho de haber recibido ayuda cuando no tenía nada, lo hizo ser solidario y empático cuando empezó a mejorar su situación económica, "eso también me enseñaron mis padres, a ayudar a progresar al otro y lo llevo grabado en mi corazón", dijo.

5d645965-9bfa-4f3b-af04-cfb4296356b4.jpg
En Libertador y otras zonas del Ramal siempre hizo campañas solidarias.

En Libertador y otras zonas del Ramal siempre hizo campañas solidarias.

Luego su padre falleció, quedó a cargo de la panadería y a medida que fue creciendo encontró a muchas personas con dificultades y nunca dudó en aportarles su granito de arena. "Cuando hacíamos repartos de pan, siempre le llevábamos a familias humildes y a comedores", añadió.

Su amor por los animales

A medida que ayudaba a personas y hacía campañas solidarias, también fue creciendo en él un amor incondicional hacia las mascotas, y más, a aquellas que fueron abandonadas y maltratadas. Entonces empezó a rescatar a las que peor estaban, las llevaba al veterinario, las curaba y les daba mucho cariño.

En ese andar encontró casos muy duros y tristes que lo marcaron, "es algo tan doloroso intentar salvar a un perrito y que se te muera en los brazos. Eso me causa mucho dolor y me deja llorando tirado en el piso. Me duele tanto abandono, maltrato e ignorancia del ser humano y todo eso me llevó a tratar de salvar vidas".

fede balcazar 22 (1).jpg
Un amor incondicional por los animalitos.

Un amor incondicional por los animalitos.

Mucha gente empezó a seguirlo en las redes sociales y nunca le faltaron los agradecimientos por tan hermosa labor social, "hay personas que me escriben y me agradecen por hacer esto", dijo y añadió que "es un privilegio ayudar a las personas y animales, que no cualquiera lo tiene. Verlos sufrir genera una pasión que impulsa a hacer algo".

Por último, Federico Balcázar destacó que "aún no puedo superar la muerte de mis perritos, siempre siento esa angustia, los recuerdo y lloro. Si todos seríamos un poco más empáticos, el mundo sería diferente".

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: