Es cierto que la pavimentación es imprescindible, pero los tiempos de obra deben considerar los trastornos mínimos para la gente. Y cortar una avenida tan necesaria como la Hipólito Yrigoyen deriva en complicaciones que deben minimizarse.

El tramo de Rondeau y Marconi está listo y hace algunos días que casi no se trabaja en la zona. El otro tramo, desde Marconi hasta Comandante de la Corte, está en una situación similar, pero más allá de las promesas de que sería inaugurado en estos días, la habitación no llega y el caos vehicular aumenta.

Te puede interesar: El corte en la avenida Hipólito Yrigoyen seguirá por lo menos una semana más

Según los funcionarios la intención es habilitar el tramo hasta la Marconi y que se pueda subir hasta Cuyaya, para descomprimir el “cuello de botella” que se genera sobre el puente Argañaraz, especialmente en las horas pico.

La posibilidad de permitir nuevamente el paso de los vehículos, tanto particulares como los del transporte alternativo, descomprimiría la zona que resulta intransitable por la calle Marconi, la única habilitada hasta hoy para subir a Cuyaya y Mariano Moreno y de allí tomar otras alternativas.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario