“La primera mordida fue el sábado 1 de junio. Tenía que venir a mi trabajo en Infinito por Descubir y parte de mi recorrido diario era atravesar la calle Coronel Arias hasta el final llegando al barrio Militar, a la calle Suipacha. Esa cuadra siempre está llena de perros y siempre me seguían de cerca y me ladraban durante media cuadra, pero nunca se me acercaban tanto. Ese día había perros nuevos, uno negro mediano que se me acercó de atrás y me mordió”.

Luciana Vilar Castro cuenta su historia, todavía nerviosa. Después de esa mordida, siguió caminando, casi sin reacción. Cuando llegó a su trabajo, sangraba. Cuenta que la llevaron al Hospital Pablo Soria, donde no tenían las vacunas necesarias, y de ahí la trasladaron al San Roque. Ahí le colocaron una inyección antitetánica, le hicieron llenar una ficha antirábica y le dieron turno para otra vacuna el lunes a la mañana. Sin embargo entre el Hospital y el CAPS de Ciudad de Nieva se pasaron la pelota y nunca la recibió.

“Un doctor en el San Roque me dijo que vuelva al lugar y que si el perro en diez días estaba muerto que me dé la antitetánica. Me pedía que vuelva al lugar, yo ya cambié mi recorrido, es una jauría muy agresiva y cada vez más. Todos mis compañeros cambiaron de recorrido porque es cada vez peor”, relata angustiada.

Te puede interesar: Harta de que la muerdan los perros de sus vecinos, los denunció en la Policía

Pero sus problemas no terminaron ahí. La semana pasada tenía que bajar por la escalera que conecta Ciudad de Nieva con Cuyaya; mientras caminaba por la calle Aráoz se cruzó con “una manadita de perros rubios, petisitos, como cuatro, pero que solo me ladraron. Después salieron otros dos más. Me mordió uno de nuevo por atrás”. Luciana cuenta no esta vez no fue al hospital pero si a la comisaría, donde no le tomaron la denuncia “porque no sabía el nombre, apellido y dirección exacta (de los dueños de los perros), hice la exposición y me pidieron que lo averigüe”.

¿Qué hacer ante la mordida de un perro?

De acuerdo con el Código Civil, el dueño es responsable por las mordeduras de su perro, gato lagartija, hurón o conejillo de indias (arts. 1757/9). De hecho, solo podrá liberarse de responsabilidad si intervino un tercero, en caso fortuito o si hubo culpa de la víctima.

Para reclamar lo primero que hay que hacer es llamar a una ambulancia o ir al médico. De ser posible, la víctima o alguien debe tratar de identificar al animal y al dueño: sacar fotos, anotar datos, buscar testigos.

En estos casos, la Policía está facultada para pedir los documentos al dueño de un animal que mordió, y que llamar a la fuerza si el dueño no los muestra. Esto es porque, al tener un animal sin correa o sin bozal o haber permitido que muerda, el dueño cometió, como mínimo, un delito civil.

Además, el perro debe ser controlado por un veterinario durante los días que sigan y, en su caso, el médico indicará al paciente los cuidados que deben seguir.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario

Encuesta

Se viene el 23 de agosto, ¿vas a participar de la Marcha Evocativa?

No se
Si
No
ver resultados