Los primeros días del año hubo guardias mínimas en el servicio, como forma de reclamo de los empresarios del transporte por la quita de subsidios. A fines de febrero, fueron dos los días sin colectivos por aguinaldos adeudados, además de un paro de medio día de la empresa de media distancia PalBus.

En marzo la falta de transporte público volvió a perjudicar a los usuarios jujeños. El 12 hubo un paro por falta de pagos de sueldos y el pago salarial en cuotas, y el 18 y 19 los colectivos no funcionaron durante la noche a causa del fracaso de la negociación salarial.

Abril fue un mes relativamente tranquilo. Si bien hubo un paro nacional el 30, la UTA no adhirió. En cambio, sí se sumó al paro general de la CGT del 29 de mayo en rechazo por las medidas económicas del Gobierno Nacional. En junio, una conciliación obligatoria evitó la medida de fuerza que perseguían los gremios por falta de acuerdo en las negociaciones por paritarias.

El momento más complicado para los usuarios fue durante el mes de julio. La provincia estuvo seis días consecutivos sin servicio por falta de acuerdo en la recomposición salarial y por deudas de aguinaldo, a lo que se sumó un día más de paro decretado por la UTA a nivel nacional.

En agosto y septiembre los jujeños tuvieron cierta tranquilidad. A pesar de que los dos meses hubo amenazas de paro, las medidas no se concretaron y los colectivos funcionaron con normalidad.

Otra vez paro en octubre

La UTA lanzó nuevamente un paro por la demora en cobrar sus salarios, en tiempo y forma, cabe recordar que el Convenio Colectivo de Trabajo instituye como tiempo aceptable de mora hasta el 4to día hábil y el paro fue convocado para el 5to. También sabe la UTA que los desembolsos de los subsidios que reciben las empresas del gobierno provincial se cobran el 10, el 15 y uno más sin fecha definida.

Por ello es que los empresarios consideraron el paro “apresurado y excesivo”.

¿Un sistema deficitario?

Los sistemas de transporte, casi en todo el mundo, están subsidiados por el Estado. Si en la provincia no hubiera subsidio, todos –incluidos estudiantes de todos los niveles, adultos mayores, personas con discapacidad, fuerzas de seguridad, etc – deberían pagar una tarifa plana de 29 pesos.

Pero de los 120 mil usuarios en promedio que por día –hábil- se mueven en el transporte público, 45 mil son estudiantes beneficiados por el BEGU, otro tanto sólo paga el 45% boleto y otros, como las fuerzas de seguridad no pagan.

El transporte en Capital recauda mensualmente alrededor de 50 millones de pesos, recibe de subsidios unos 50 millones de pesos más, pero sólo en planilla salarial paga 80 millones y otros 30 millones en combustible. Lo que genera un déficit de entrada sin contar otros conceptos.

“Es muy necesario y costoso” así es el transporte público, por eso comenzaron a aplicarse modificaciones en los recorridos y disminución de frecuencias en algunos tramos, facultad otorgada al Municipio por medio de la Ordenanza de Emergencia del Transporte, N°7317/2019.

El sector afronta además de la inflación que golpea a todos por igual, un aumento salarial del 20% en blanco y una retribución no remunerativa de 15.000 pesos para cada uno de los casi 1.000 choferes que hay en San Salvador de Jujuy.

¿Qué dice la UTA? ¿Qué dicen los choferes?

La UTA fue a paro. Rumores afirman que circularon dos audios intimidatorios uno de Nicolás Abbet y otro de Sergio Lobo pidiendo que adhieran a la abstención de tareas. Quizás en la práctica se vio reflejada la intensidad del pedido en los vidrios rotos de las unidades que salieron a trabajar. Otro número grosero que se conoció en la jornada fue que el 70% de los choferes se presentaron a trabajar con normalidad.

“Desmedido” eso dijeron los choferes que entre ellos se quejaban de la decisión de la UTA de realizar el paro y era vox pópuli, entre los afiliados de la UTA, que el paro era aceptable si la medida era en una fecha considerable donde los plazos estén realmente vencidos.

¿Qué dicen los usuarios?

Que la incertidumbre genera bronca. Muchos no supieron hasta último momento si había paro o no y eso los obligó a tomar medidas alternativas. Como ir caminando a su trabajo o salir varias horas antes.

Más de una historia hay afectada por este paro. Hombres y mujeres que caminaron desde Alto Comedero al centro las veces que fueran necesarias para cumplir con su trabajo.

También se comenzaron a acostumbrar que del 1 al 5, puede haber novedades de amenaza de paro de la UTA porque es su forma de ir generando presión para el pago de sueldos.

Es decir los usuarios/pasajeros en Jujuy son “rehenes”. Porque los horarios los manejan otros, nadie controla que se cumplan, el costo del boleto lo deciden otros, porque si bien se puede opinar, la opinión no es vinculante. Si hay transporte o no, lo deciden otros, y si no hay, tampoco hay consecuencias.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario