VIOLENCIA E INFILTRADOS. 

"Chalecos amarillos": París como un campo de batalla y una insurrección imprevisible

Un sábado violento y helado en París: los "chalecos amarillos", ese movimiento sin líderes que comenzó en la Francia rural y preurbana para protestar por el alza en los precios del combustible, avanzaron sobre la capital.

Violaron la autorización de reunirse en el campo de Marte, frente a la Torre Eiffel, y avanzaron por la famosa avenida de los Campos Elíseos, que se convirtió en zona de combate contra las fuerzas del orden.

La ultraderecha infiltró la marcha y se enfrentaron violentamente con la policía, que no cargó para evitar muertos y heridos, igual que en la movilización de la semana anterior.

El ministro del Interior Christophe Castaner acusó a Marine Le Pen, del xenófobo Frente Nacional, de convocar manifestantes a los Campos Elíseas y llamó “sediciosos” a los protagonistas del caos vinculados a “la ultraderecha”.

Le Pen, por su parte, dijo que el funcionario hacía “manipulación politiquera” porque ella pidió que no se marchara en ese sector.

Una nube de gases lacrimógenos cubría la avenida más linda del mundo, mientras los manifestantes, con sus caras cubiertas, resistían como podían la fuerza del agua de los camiones hidratantes.

Se trata de alrededor de 5.000 mil personas que, al grito de "¡Renunciá, Macron!", piden que se vaya el mandatario y quieren llegar hasta el Palacio de Elíseo, la sede presidencial completamente blindada por la policía.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: