Números que alarman. 

Con Bolsonaro el Amazonas tuvo su peor deforestación desde 2008

Según un estudio brasileño, la tala creció 9,5% interanual y alcanzó los peores valores en 13 años. Bolsonaro había puesto en duda esos datos en 2019.

Por  María Florencia Etchart

La gestión de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil viene siendo ‘catastrófica’ en términos ambientales para el Amazonas. Sus políticas de ‘desarrollo comercial’ para el llamado ‘pulmón del planeta’ han acelerado la deforestación y han empoderado a los sectores más extractivistas que viven de sus recursos.

Entre agosto de 2019 y julio de 2020 la pérdida en el Amazonas fue un 9,5% más alta frente a igual periodo interanual anterior, según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE). La pérdida total de cobertura vegetal ascendió a los 11.088 kilómetros cuadrados, los peores valores desde 2008.

El total del área deforestada en el Amazonas en este período es similar a la superficie de la mitad de toda la provincia de Tucumán. Estos datos, que aún son preliminares, suponen un aumento respecto al ejercicio anterior, cuando se llegó a los 10.129 kilómetros cuadrados en 2019. Cuando se presentó el mismo estudio el año pasado, Bolsonaro había respondido poniendo en duda los datos del propio organismo.

Es que desde su llegada al poder, Bolsonaro amenazó con sacar a Brasil del Acuerdo de París, en el que el país se comprometía a dejar en cero la deforestación para el año 2030. Entre sus mayores preocupaciones se encontraba el compromiso de reforestar un área “enorme”, algo imposible de cumplir, según su criterio.

El incumplimiento de estos compromisos conllevaría la imposición de sanciones, “incluso sanciones de fuerza y no podemos poner en riesgo la soberanía nacional”, argumentaba por aquel entonces Bolsonaro. Finalmente, el presidente no cumplió su amenaza, pero casi dos años después de ser investido, los datos demuestran su escaso compromiso con el acuerdo.

Tras conocerse las cifras de deforestación, el vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, en su condición de jefe del Consejo Nacional de la Amazonía, reconoció ante los periodistas que no hay motivos para "celebrar nada". "Vamos a proseguir con nuestro trabajo" hasta que "la deforestación sea apenas aquella dentro de nuestra legislación", añadió.

Sin embargo, la red de grupos ecologistas Observatorio del Clima afirmó en un comunicado que "los números simplemente muestran que el plan de Jair Bolsonaro ha sido exitoso. Ellos reflejan el resultado de un proyecto muy exitoso de aniquilación de la capacidad del Estado y de los órganos de fiscalización de cuidar nuestros bosques y combatir el crimen en la Amazonía".

A esta falta de protección estatal se suma la severa sequía que ha sufrido la región, lo que ha provocado un grave aumento en el número de incendios. Si ya el pasado 2019 las imágenes del fuego en la selva amazónica dieron la vuelta al mundo, este año el número de focos activos ha aumentado hasta los 99.586 frente a los poco más de 89.000 del año pasado. Bolsonaro, lejos de hacer autocrítica, ha culpado a los indígenas de este aumento.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: