La aguja central de Notre Dame y su techo se desplomaron como consecuencia del incendio del pasado lunes. Mientras se sigue evaluando el alcance de la destrucción y los costos para su reparación, se develó un misterio que preocupaba al círculo más cercano de la catedral: el estado de las miles de abejas que vivían en su techo.

Son más de 150.000 insectos de las tres colmenas de Notre Dame las que fueron testigos del incendio y sobrevivieron a las llamas que devastaron gran parte del templo. "Las abejas están vivas", confirmó el apicultor Nicolas Géant, que se ocupa de las colmenas que están ubicadas en la sacristía.

"Al principio pensé que las tres colmenas se habían quemado, no tenía ninguna información. Pero luego vi en las imágenes satelitales que no era así y el vocero de la catedral confirmó que entraban y salían de sus colmenas", agregó en diálogo con la agencia AFP.

Géant recibió mensajes y llamadas del mundo entero que preguntaban si las abejas habían muerto por las llamas. "Era inesperado. Recibí llamados de Europa por supuesto, pero también de Sudáfrica, Japón, Estados Unidos y Sudamérica", dijo.

Que se hayan salvado se explica porque en caso de incendio y de los primeros signos de humo, las abejas toman mucha miel y protegen a su reina. "Esta especie (abeja europea) no abandona su colmena. El dióxido de carbono las adormece", señaló Géant, que espera volver a ver a las abejas la "semana próxima".

La empresa Beeopic, que está a cargo del cuidado de los panales, aseguró que las abejas lograron sobrevivir mediante un posteo en Instagram: "¡Nuestras abejas en la catedral de Notre Dame siguen vivas según confirmaron los responsables del lugar!". Incluso, compartieron un video: "Estas son las primeras imágenes de nuestras abejas después del incendio".

Antes de poder confirmar si los insectos habían soportado el incendio, la empresa había publicado: "Las fotos tomadas por diferentes drones muestran que las tres colmenas todavía están en su lugar, ¡y obviamente intactas! En cuanto a los ocupantes, el misterio permanece intacto. Humo, calor, agua... veremos si nuestras valientes abejas todavía están con nosotros tan pronto como tengamos acceso al lugar".

Cada colmena produce en promedio cada año 25 kilos de miel, vendido al personal de Notre Dame, que las alberga desde 2013. Incluso, se volvió común que se instalen en la capital francesa colmenas en diversos e inesperados lugares, como por ejemplo la Ópera de París.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario