Mañana arrancará en el Vaticano una cumbre antipederastia sin precedentes. En el encuentro estarán los presidentes de todas las Conferencias Episcopales del mundo para abordar junto al Papa el problema de los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y religiosos.

Francisco pretende implantar un protocolo de actuación común en todos los obispados del mundo para prevenir estos abusos y acabar con el encubrimiento.

Según estimaciones de las asociaciones de víctimas -con datos de comisiones de investigación estatales y eclesiales-, podrían ser entre 50.000 y 100.000 menores los que han sufrido maltrato físico y sexual en instituciones católicas en el mundo.

También habrá diez mujeres en representación de las órdenes religiosas femeninas, además de dos funcionarias del Vaticano. En total habrá 160 participantes. Además, participarán algunas víctimas que contarán en primera persona su historia de abusos.

El sacerdote Hans Zollner, uno de los principales organizadores de la cumbre, adelantó la semana pasada que el encuentro girará en torno a varios temas: la responsabilidad de los obispos, la rendición de cuentas, la mejora de los procedimientos y la transparencia.

Además, ante el encubrimiento por parte de las jerarquías que se probaron en muchos casos como en Boston (EEUU), Irlanda, Ballarat (Australia) o Chile, gran parte de los trabajos tendrá como objetivo enseñar a los obispos los métodos y procedimientos que tienen para denunciar estos delitos. De hecho, tal y como dijo Zollner, no se trata tanto de cambiar las reglas como de maniobrar "un cambio de actitud" pues las reformas que dispuso Benedicto XVI en 2001 y en 2010 "no bastan por sí solas para tratar estos casos".

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario