En un frío domingo de fines de otoño, 37 millones de españoles votaron en una de las elecciones con mayor participación desde que se restauró la democracia en ese país, hace cuatro décadas. Fue la segunda elección del año, en la búsqueda de terminar el bloqueo político que impide la formación de un gobierno por la fragmentación del Parlamento.

El Partido Socialista (PSOE) volvió a ganar las elecciones, aunque con menos participación en las urnas que en las últimas elecciones de abril. Pedro Sánchez, líder del partido y presidente del Gobierno español, obtuvo una mayoría que, sin embargo, es menguante. Además, la extrema derecha de Vox quedó instalada como tercera fuerza (52 escaños) después del Partido Popular (PP), en un Parlamento que seguirá con bloqueos políticos.

El PSOE quedará con 120 de los 350 escaños de la Cámara Baja, lo que lo deja con tres menos de los que obtuvo en abril y sigue sin mayoría absoluta. Vox dobló sus votos de abril y quedó con 52 escaños, mientras el conservador PP subió de 66 a 87 y Ciudadanos (centro-derecha liberal) cayó de 57 diputados a 10. Finalmente, Podemos, la izquierda radical se quedó con 35 diputados

Con estos números, ninguno de los bloques logra mayoría absoluta, por lo que se anticipa que seguirá el bloqueo crónico que comenzó en 2015, con la irrupción de Podemos y Ciudadanos que puso fin al tradicional bipartidismo PSOE-PP.

En ese contexto, Pedro Sánchez dependerá de nuevo de un acuerdo con Unidas-Podemos y también de la abstención de los independentistas catalanes, o un acuerdo hacia la derecha que logre una coalición o abstención del PP.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario