A finales de julio de 2013, 4 meses después de ser elegido pontífice, Francisco emprendió el primero de sus viajes internacionales. Río de Janeiro (Brasil) es la ciudad donde fue celebraba la Jornada Mundial de la Juventud, un evento católico mundial que ya estaba programado y en el que pidió a los jóvenes ser “revolucionarios” y positivos.

El encuentro llevó implícitos desafíos diversos, incluido el reto de revitalizar el catolicismo en el subcontinente donde habita el 42 % de los católicos del mundo, caracterizado por una marcada religiosidad popular.

Tierra Santa

En mayo de 2014 tuvo lugar su segundo viaje, a Tierra Santa, con motivo del 50 aniversario del encuentro entre su predecesor Pablo VI y el patriarca de Constantinopla Atenágoras I. Visitó Jordania, Palestina e Israel donde predicó la paz en medio del conflicto sirio y del palestino-israelí.

En tres días, Francisco dialogó con el líder de la Iglesia ortodoxa, rezó por la paz, se reunió con el rey Abdalá II, el presidente palestino Abu Mazen, el presidente israelí Simón Peres y su primer ministro Benjamín Netanyahu en una gira por Jordania, Palestina e Israel. Quedaron también para el recuerdo sus palabras en el museo del Holocausto: “Nunca más, Señor, nunca más”.

Ese mismo año, Francisco pisó Corea del Sur, visibilizando a una de las poblaciones católicas más minoritarias, con 5,4 millones de creyentes en un país de 51 millones. Francisco beatificó a 124 mártires frente a una multitud en el centro de Seúl. Culminó su primer viaje a Asia con la celebración de una misa en la que exhortó a los dos estados coreanos a rechazar la actitud de sospecha y confrontación que nubla sus relaciones, y que, en lugar de ello, encuentren caminos para forjar la paz en la península, dividida por la guerra.

Un mes después, en septiembre de 2014, el Papa cruzaba el Adriático para visitar Albania, un estado multirreligioso de los Balcanes, su primer destino en Europa. Duró un solo día, pero le sirvió para elogiar la concordia entre católicos, ortodoxos y musulmanes. Dos meses después viajó a Estrasburgo en noviembre donde compareció ante el Parlamento Europeo para destacar la necesidad de que la Unión Europea favorezca los Derechos Humanos y la dignidad de las personas.

Poco después, visitó Turquía donde se reunió con el presidente Recep Tayyip Erdogan y diversas autoridades, el primer ministro Ahmet Davutoglu y posteriormente con el presidente de Asuntos Religiosos en el Diyanet. Allí, durante una ceremonia ecuménica, rezó en la Iglesia Patriarcal de San Jorge y en el Palacio Patriarcal se reunió con Bartolomé I. El Papa aprovechó este viaje para reivindicar la libertad de culto para todas las religiones.

Papa Francisco en Tierra Santa.jpg

Primer Papa en visitar Sri Lanka

En 2015 regresó a Asia e hizo historia al convertirse en el primer Papa en visitar Sri Lanka, país que le recibió con entusiasmo. Los católicos son minoría (6,2%) frente a la mayoría budista. También pisó Filipinas, donde marcó otro hito celebrando una misa ante casi 7 millones de personas. La principal razón de la visita del Papa Francisco hacia Filipinas fue para acompañar a los pobres que sufrieron el Tifón Yolanda y los que todavía sufren por sus consecuencias.

El 6 de junio de 2015 Francisco viajó a Sarajevo, la capital de Bosnia Herzegovina para fomentar el diálogo interreligioso y expresar su deseo de promover la paz en el país casi 20 años después de la Guerra de Bosnia que causó 100,000 víctimas y 1,8 millones de desplazados. De hecho, el Pontífice señaló que llegó al país como “peregrino de la paz y el diálogo”.

Al mes siguiente, en julio, Francisco volvió a América. Visitó durante una semana Ecuador, Paraguay y Bolivia, precisamente los tres países más pobres de Sudamérica. La gira estuvo marcada por la histórica disculpa por los crímenes de la conquista de América contra los indígenas y discursos contra la desigualdad.

Sri Lanka

Visita a Cuba y EE.UU.

Uno de los viajes más relevantes desde el punto de vista geopolítico fue el que hizo en septiembre de 2015 a Cuba y EEUU. De hecho, en La Habana recalcó entre otros aspectos la mejora de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y pidió al presidente Raúl Castro, le pidió “libertad y medios” para que la Iglesia siga acompañando el proceso de apertura. En EEUU, el Papa participó el Encuentro Mundial de las Familias en Philadelphia.

El Papa visitó África a finales de 2015. En concreto, eligió tres: Kenia, Uganda y la República Centroafricana, que recorrió durante 5 días. En Kenia, invitó a cuidar sus recursos naturales y espirituales. En Uganda, visibilizó a los mártires cristianos. En la República Centroafricana, abrió en Bangui la primera puerta santa, enviando el mensaje de que Cristo está con ellos.

El Pontífice estrenó 2016 visitando México del 12 al 18 de febrero de 2016. Antes. había hecho una parada técnica en Cuba para reunirse con el patriarca Cirilo I de Moscú, el primer encuentro líder de la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa del Patriarcado de Moscú, que están divididas desde el año 1054. En México celebró una multitudinaria misa en Ciudad Juárez, localidad fronteriza con Estados Unidos y lamentó el drama los inmigrantes.

Un mensaje que volvió a reivindicar en abril durante Lesbos, en Grecia, donde se ha establecido un gran campo de refugiados en condiciones infrahumanas. Después, visitó Armenia definió a la masacre de más de un millón de armenios como “el primer genocidio del siglo XX”. Estas declaraciones no fueron bien recibidas por el gobierno turco.

EEUU.jpg

Auschwitz

El Papa viajó a Polonia del 27 al 31 de julio para celebrar la XXXI Jornada Mundial de la Juventud 2016 donde visitó el campo de concentración de Auschwitz y se reunió en el Campus Misericordiae con más de 2,2 millones de jóvenes. Tan solo un mes después, Francisco se trasladó a Georgia y Azerbaiyán para impulsar la reconciliación de estos tres países y conocer la situación de los católicos en estos países.

También visitó Suecia para conmemorar los 500 años de la reforma luterana, un momento de reconciliación: “La distancia nos enferma”, dijo. En abril de 2017, viajó a Egipto, solo unos días después de los atentados terroristas contra católicos en el Domingo de Ramos. El Papa se reunió con el máximo jefe de islam sunní para reforzar la relación con el cristianismo y mejorar la relación de la iglesia con los coptos.

El 12 y 13 de mayo de 2017, el Papa fue a Fátima (Portugal) en “peregrinación”. El Pontífice canonizó a los tres pastorcitos, Francisco y Jacinta, videntes junto a Lucía de las apariciones de la virgen María en Fátima.

Auschwit

Chile

La visita pastoral del papa Francisco a Chile se realizó desde el 15 al 18 de enero de 2018, e incluyó las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique.1 Fue la segunda visita papal realizada a dicho país, luego de la visita de Juan Pablo II en 1987.

Analistas vaticanos y algunos sacerdotes jesuitas –muchas veces cuestionados por sectores conservadores por sus posturas excesivamente críticas- aseguraban que el tema de la Iglesia chilena preocupaba en Roma y que el Papa lo tenía "muy claro". Hablaban de una iglesia que perdió "credibilidad", "que no tenía el vigor de otras épocas" y que sufría una sangría de fieles a ritmo acelerado. Si en 1987, cuando Woytila fue a Chile, los católicos eran más del 80%, hoy –según una encuesta de la Universidad católica- bordean el 60%.

Y si Francisco sabía que la Iglesia estaba en problemas, como lo dejó claro en sus discursos del primer día, expresando "vergüenza" por los abusos a menores y denunciando en la Catedral -en el mejor discurso del viaje-, el clericalismo, la iglesia de elite, los pastores sin "olor de oveja", probablemente no imaginó con lo que se encontraría.

chile.jpg

Fuentes vaticanas dijeron que en la cena de su última noche Francisco dijo estar feliz de su viaje a Chile. Probablemente sea más por la confianza de que su presencia ayude a cambiar el panorama, más que por la recepción del pueblo chileno –el contraste con Perú ha sido comentario obligado. Que los vaticanistas que viajan habitualmente con el Papa mostraran su sorpresa por el escaso fervor en un país latinoamericano e incluso sugirieran que la tensión por los ataques a iglesias les traía a la memoria Egipto, no puede ser una buena señal. Egipto es un país de mayoría musulmana, mientras que Chile no sólo era uno de los más católicos y conservadores reductos de América Latina hasta hace sólo unos años sino que, además, en el periodo de las dictaduras militares, la Iglesia chilena gozaba de la estima de la que carecía en otros naciones de la región, por su defensa de los derechos humanos.

Por eso, si el Papa quería que su visita desatara un proceso de cambio, remeciera al episcopado chileno y revitalizara una iglesia amodorrada, el "momento balcón de la Moneda"podría haber tirado todo por la borda. Para una de sus biógrafos, Elisabetta Piqué, el Papa es "un animal político", habría que imaginar –dándole el beneficio de la duda- que tenía muy claro lo que quería decir en Iquique y que no fue "sorprendido" como Wojtyla hace 31 años.

Embed

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario