Nuevo estudio.. 

Harvard: ¿Engordan más las papas fritas o las almendras?

Especialistas marcan que existen diferencias poco significativas. Conoce los cambios en la cantidad de grasa corporal y el peso cuando se ingiere cada alimento.

En un mundo ideal, ingerir una porción diaria de papas fritas en lugar de almendras sería una elección sencilla, y no habría consecuencias negativas por elegir la opción salada y frita. Pero un especialista de Harvard asegura que tenemos que considerar los resultados de un nuevo estudio que apoya esta hipótesis.

Esta investigación recibió financiación de parte de la industria de la papa, y señala que no existe una diferencia significativa entre comer una porción de 300 calorías de papas fritas y una porción de 300 calorías de almendras cada día durante un mes, en términos de incremento de peso u otros marcadores de riesgo de diabetes.

“Puede que picar papas fritas en lugar de almendras llenas de proteínas no haga subir la balanza a corto plazo, pero eso no hace que la decisión sea igual de saludable”, detalló el doctor Walter Willett, profesor de epidemiología y nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. Las almendras, crujientes y satisfactorias, brindan beneficios para la salud, como la disminución del colesterol “malo” LDL. A largo plazo, son una opción mucho mejor para ayudar a prevenir enfermedades crónicas -incluida la diabetes- o demorar sus complicaciones.

image.png

“Hemos aprendido, gracias a muchos estudios realizados en las dos últimas décadas, que los estudios sobre pérdida de peso que duran menos de un año suelen dar resultados engañosos, por lo que un estudio de sólo 30 días es menos que inútil”, agregó el especialista. “Por ejemplo, los estudios de seis meses o menos muestran que las dietas bajas en grasas reducen el peso corporal, pero los estudios que duran un año o más muestran lo contrario”.

¿Qué factores vinculados con la salud midió el estudio?

El estudio fue difundido en el American Journal of Clinical Nutrition. Los investigadores dividieron al azar a un grupo de 165 adultos (edad promedio de 30; 68% mujeres) en tres grupos durante 30 días y les asignaron ingerir una porción diaria de 300 calorías de uno de los siguientes:

- Almendras, tostadas y saladas (alrededor de 1/3 taza)

- Papas fritas simples (porción mediana)

- Papas fritas sazonadas con hierbas y especias (porción mediana).

image.png

Los especialistas le dieron a los participantes 30 porciones de un solo día de su alimento, indicándoles que lo sumaran a su dieta diaria, pero no dieron instrucciones adicionales para modificar la dieta o los niveles de actividad para compensar la ingesta de 300 calorías.

Se establecieron mediciones de la cantidad de grasa en el cuerpo de los participantes, junto con el peso total, el azúcar en la sangre, la insulina y la hemoglobina A1C (un reflejo a más largo plazo de los niveles de azúcar en la sangre) tanto al principio como al final del mes. Cinco participantes de cada grupo también fueron sometidos a pruebas luego de las comidas para evaluar las respuestas de azúcar en la sangre a corto plazo.

El peso no es todo lo que importa

Al cabo de 30 días, las modificaciones en la cantidad de grasa corporal y el peso corporal total fueron parecidas entre los grupos de papas fritas y almendras. También se midieron los niveles de glucosa e insulina por medio de análisis de sangre después del ayuno. No obstante, apareció una diferencia sustancial: los participantes en el subgrupo de papas fritas manifestaban niveles más altos de glucosa e insulina en la sangre justo después de comer sus papas fritas en comparación con los que comieron almendras.

image.png

Ante esto, es factible que aparezcan conclusiones que indiquen que no hay mucha diferencia entre papas fritas y almendras: lo que hay que considerar son las calorías. Pero una visión más atenta refuerza la noción de que dos elementos generalmente ubicados en extremos opuestos del espectro de alimentos saludables están todavía más alejados de lo que los descubrimientos del estudio podrían hacernos creer.

“El único hallazgo claro fue que el consumo de papas fritas aumentó la glucosa en sangre y la secreción de insulina mucho más que las almendras”, subrayó Willett. Y finalizó: “Esto es consistente con estudios a largo plazo que muestran que el consumo de papas está asociado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, especialmente cuando se compara con los granos integrales”.

Días atrás, otro estudio llevado adelante por investigadores de la Universidad de Harvard brindó más pruebas respecto a los mecanismos que hacen que si las personas consumen más alimentos en base a plantas, como frutas, verduras, frutos secos, café y legumbres, tienen menos chances de tener diabetes.

La investigación, publicada en la revista Diabetologia de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, dejó a la luz que el consumo de alimentos saludables a base de plantas, como frutas, verduras, frutos secos, café y legumbres, se asocia a un menor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 en personas generalmente sanas y apoya su papel en la prevención de la diabetes.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: