sólo para fanáticos. 

La CIA desclasificó toda la información que tiene sobre OVNIS

Esta medida de la CIA fue por una orden de Trump en sus últimos días de gobierno. Un usuario de internet la compiló en un blog y está disponible para descargar.

Por  María Florencia Etchart

El presidente Donald Trump ordenó, dentro de uno de sus últimos decretos presidenciales, que la Central de Inteligencia norteamericana (CIA) desclasifique toda la información que tiene sobre objetos voladores no identificados (OVNIS) a lo largo de los años, en una decisión que generó éxtasis para miles de ufólogos alrededor del planeta.

Así, toda la información que la casa de inteligencia recopiló durante décadas sobre el tema quedó disponible a un par de clics de distancia solamente.

La curiosa decisión se desprende de una cláusula metida dentro del paquete de estímulo promulgado por Trump en diciembre para enfrentar la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19. Allí garantiza que los servicios de inteligencia compartan con el Congreso toda la información recopilada sobre OVNIS e identificar posibles “amenazas aeroespaciales” o afines, precisando si dicha actividad podría estar relacionada con “uno o más adversarios extranjeros”.

Sin embargo, esa información no podría estar accesible de no ser por una organización llamada The Black Vault, que lleva investigando el tema por más de 25 años y que encaminó un enorme trabajo para compilar esa información desclasificada y juntarla en una página web para que pueda ser descargada.

Su fundador, John Greenewald Jr, pasó años enviando pedidos de información a la agencia para tratar de hacer públicos dichos documentos. “Todo el mundo tiene derecho a saber”, sostuvo en una reciente entrevista con medios norteamericanos al hablar de su tarea, a la que calificó como “gratificante” y “social”. La firma de Trump logró lo que parecía imposible.

El archivo contiene los más diversos materiales: desde personas que aseguran haber visto explosiones de fuego en el cielo salidas de la nada, pasando por cráteres que aparecen sin explicación alguna en medio de ningún lugar, hasta una disputa de un fugitivo bosnio con un presunto contacto extraterrestre.

La Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) debía permitir que se desclasificaran alrededor de 10 mil informes. The Black Vault trató de acceder a ellos en sus formatos PDF, pero el proceso fue insoportablemente largo.

La agencia le envió copias físicas, o material digital en formatos inusuales. Es por ello que Greenwald se dio a la tarea de ordenar todo eso: escanear a mano cada uno de los documentos, convertirlos a PDF.

“La CIA ha hecho que sea increíblemente difícil usar sus registros de manera razonable. Ofrecen un formato que está muy desactualizado (.tif de varias páginas) y ofrecen salidas de archivos de texto, en gran parte inutilizables, que creo que pretenden que la gente use como herramienta de “búsqueda”. En mi opinión, este formato desactualizado hace que sea muy difícil para las personas ver los documentos y usarlos para cualquier propósito de investigación”, dice Greenewald.

El documento consta de unas 2780 páginas, que la CIA asegura y perjura que es todo lo que tiene sobre el tema, aunque desde The Black Vault ponen en duda que realmente hayan entregado la totalidad. El material tuvo decenas de miles de descargas solamente en las primeras horas.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: