La historia data del año 1981 en Italia, pero surgió a los medios actuales gracias a la publicación de un documental relatando los horribles hechos. Un terrible crimen cometido por un caníbal japonés que invitó a una compañera de la facultad a su casa e intentó abusar de ella. Como no tuvo éxito la mató, violó el cadáver y luego se lo comió.

Issei Sagawa, autor del crimen aseguró que asesinó a su compañera Renée Hartevelt y se la comió “por amor”. La invitó con la excusa de hacer un trabajo práctico, intentó besarla y, ante la negativa, sacó un arma y le disparó por la espalda. Luego la descuartizó y se la comió mientras se fotografiaba.

snjuRos-w_930x525__1.jpg

"La carne se deshacía en mi boca como sushi. Desde hacía tiempo tenía ganas de comérmela. Quería tenerla dentro de mí para siempre", contó el acusado.

Una vez cometido el crimen, el agresor metió los trozos restantes en dos bolsos, pidió un taxi y los lanzó hacia un lago a la vista de todos. El taxista lo denunció, vecinos testificaron en su contra y el hombre fue detenido.

Por el aberrante hecho, el asesino recibió una pena de dos años en prisión y luego fue internado en un psiquiátrico. Sin embargo, más tarde fue extraditado a su país donde quedó en libertad ya que según la jurisdicción de Japón, no podían condenarlo por un crimen cometido fuera de su territorio.

Actualmente está en silla de ruedas al cuidado de su hermano, pero durante años lo contrataban para participar en anuncios de televisión donde sale comiendo, en películas porno y se dedicó a la pintura.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario