El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva , quien no se entregó ayer en el plazo que había fijado el juez Sergio Moro tras la condena a 12 años y un mes de cárcel por corrupción en Curitiba, habló a una multitud durante una misa en memoria de su esposa Marisa Leticia, quien murió el año pasado, y se entregará luego. "Soy el único ser humano que estoy procesado por un departamento que no es mío", dijo. "Tengo la conciencia tranquila", agregó.

La misa, convertida en acto político, con música y diversos oradores, se realiza en el Sindicato de Metarlúrgicos del ABC, en São Bernardo do Campo, en San Pablo, donde Lula está alojado desde el jueves por la noche, horas después de que el magistrado Moro ordenara su detención. Cientos de personas acompañan al expresidente, quien está en un escenario junto a su sucesora, la exmandataria Dilma Rousseff , destituida en mayo de 2016.

"¡El pueblo unido jamás será vencido!", "¡No se entrega!" y "¡Lula libre!" canta una multitud enfervorizada. En sintonía con el ardor popular, Lula transformó esa misa en un acto de campaña. "No tengo miedo de ellos", dijo. "Me gustaría debatir con [el juez] Moro, me gustaría que me mostrase una prueba", agregó.

"Me gustaría que pruebe que cuál es el crimen que cometí en el país. Si fue por el crimen de poner a pobres y negros en las universidades, quiero quiero decirles que voy a continuar siendo un criminal en este país", lanzó ante un público que celebró con aplausos y gritos cada frase del expresidente.

"Ellos no quieren que Lula vuelva porque los pobres no pueden comer carne de calidad, tienen que comer cosas de segunda categoría", aseguró, visiblemente enojado.

"Soy un ciudadano indignado. Estoy viviendo el momento de más indignación que se puede vivir", afirmó. "Me dicen que vaya a la embajada de Bolivia, de Uruguay. No tengo edad para eso. Los voy a enfrentar mirándolos a los ojos. Cuanto más días me tengan preso, más Lulas van a nacer en este país", lanzó. "Voy a probar mi inocencia", insistió.

Último recurso. El juez Edson Fachin, relator de la causa Lava Jato del Supremo Tribunal Federal (STF), rechazó esta mañana el último recurso de habeas corpus que había presentado la defensa de Lula ayer a la tarde para suspender la orden de prisión decretada el jueves por el juez Moro.

Los abogados de Lula ya habían presentado sin éxito recursos de habeas corpus preventivos ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) y el mismo STF, y alegaban en la nueva solicitud que el juez Moro se había apresurado a ordenar la detención del exmandatario cuando no se habían acabado las posibilidades de la defensa ante la corte de apelaciones.

FUENTE: La Nación
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario