El Gobierno de México publicó esta semana los lineamientos para la producción, investigación y uso medicinal de cannabis y derivados farmacológicos, en lo que podría ser la puerta de entrada a una nueva legislación de avanzada que apruebe el consumo de marihuana no solo para terapia sino también para recreación. Detrás, se asoma una industria multimillonaria que apura por empezar a plantar.

La reglamentación llega después de la reforma de la ley General de Salud en 2017 y luego de que en el 2019 la Corte Suprema obligara a la Secretaria de Salud a avanzar con el proceso. Con el terreno medicinal despejado, el Congreso mexicano se prepara para legalizar el uso recreativo de marihuana, un movimiento que convertiría a México, que cuenta con una población superior a los 126 millones de habitantes, en el mercado legal de cannabis más grande del mundo.

El movimiento para lograr el uso medicinal fue motorizado fundamentalmente por organizaciones de padres con hijos que requieren aceite de cannabis para tratar distintas discapacidades o dolencias. Los padres de la joven Graciela Elizalde habían solicitado en 2015 un permiso para importar aceite de cannabis, que fue denegado. La familia luego lo consiguió con un amparo en la Justicia. Dos años después se aprobó una reforma a la ley General de Salud para incorporar el tratamiento con productos de cannabis.

Con esta reglamentación, podrán empezar a desembarcar en el país empresas de producción de cannabis, especialmente de Estados Unidos y Canadá, dos países vecinos y pioneros en el aprovechamiento de la marihuana. Sin embargo, distintos clubes de cultivadores denuncian que la ley aun no da respuesta a quienes llevan adelante el autocultivo o importan el aceite para uso terapéutico.

Pero el país Azteca también se dirige a darle una respuesta a quienes consumen de manera recreativa la planta, cuando el pasado 19 de noviembre el Senado de México aprobó el proyecto de ley que legaliza la marihuana en toda la cadena de suministro, regulando su comercialización, exportación e importación, desde la agricultura hasta la distribución y el consumo.

El dictamen aprobado amplía el permiso de tener hasta ocho plantas de cannabis psicoactivo por persona, las cuales deberán permanecer en la vivienda o casa habitación de quien la consume para su uso personal. Además, cada persona podrá llevar hasta 27 gramos.

Es por ello que medios como “Wall Street Journal” sostienen que México podría convertirse en “el mercado legal de cannabis más grande del mundo”, con 88 millones de adultos potenciales consumidores. Esto podría desencadenar en que otros países en el continente se sumen a legalizar.

Sin embargo, advierten que esta situación no resolvería el problema de los grupos criminales del narcotráfico en aquel país, donde la marihuana es apenas una droga marginal dentro de sus márgenes de ganancia.

Eso sí, generará un mercado potencial y legal cuyas ganancias ya miran con buenos ojos inversionistas de todo el mundo.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario